Salud
Embarazada YT

Es habitual escuchar distintas versiones sobre temas de salud, pero no te debes creer todo lo que se da por hecho (¿Sabías que la maternidad dispara 20 puntos la brecha de empleo entre sexos?).

Internet sirve como fuente de información para cientos de temas, pero también es cierto que muchos de los datos publicados son completamente inexactos (¿Quieres saber cuándo va a devolver Hacienda el IRPF de la maternidad?).

Esto, sumado a los mitos populares que ya existían antes de la creación de los ordenadores, hace que muchas mujeres y parejas cometan algunos errores a la hora de buscar el embarazo o de seguir determinadas pautas una vez conseguido el mismo, según ABC.

Internet es de gran ayuda en muchos aspectos, pero es complicado diferenciar lo que es cierto de lo que no lo es cuando una persona no es experta (Un tercio de las madres no tiene ni idea sobre maternidad antes de tener a su primer bebé).

Es habitual encontrar foros en los que mujeres que buscan el bebé o que ya están embarazadas intercambian dudas.

Está bien compartir experiencias, pero determinadas preguntas hay que formularlas a profesionales», explican desde Ava, compañía médica suiza creadora de la primera pulsera capaz de detectar los días más fértiles de la mujer.

Por ello, los expertos de Ava han realizado un listado de creencias relacionadas con la fertilidad y el embarazo. ¿Mito o verdad? He aquí las respuestas:

1. El deporte puede afectar a la fertilidad. Según diversos estudios, el ejercicio, en sí mismo, no parece causar problemas en la fertilidad. El problema aparece cuando el ejercicio es excesivo y la ingesta energética es insuficiente para que el cuerpo lleve a cabo las funciones básicas. «El sistema reproductivo es muy sensible al déficit de energía», explican los expertos de Ava. Por ello, si estás intentando quedarte embarazada, es importante que las calorías que ingieras estén en equilibrio con tu actividad diaria.

Verdad.

2. Es posible hacerse el test de embarazo el día siguiente de haber mantenido relaciones. Muchas mujeres, ya sea porque tienen muchas ganas de conseguir el embarazo o porque no han tomado la protección oportuna, recurren a la prueba de embarazo al día siguiente de haber mantenido relaciones. Sin embargo, los expertos de Ava, explican que hay que esperar, al menos, al momento de la implantación; es decir, entre tres y 12 días después de ovular. Además, añaden que es mejor esperar hasta el primer día de falta, ya que hacer antes la prueba conlleva mayor riesgo de falsos positivos y negativos.

Mito.

3. Una persona no sufre problemas de fertilidad si ya ha tenido hijos. En muchas ocasiones, se da por sentado que una persona que ha tenido hijos con anterioridad no tiene problemas de fertilidad. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Tanto la edad como la actividad diaria, la alimentación o malos hábitos como el tabaquismo pueden afectar a la fertilidad de hombres y mujeres. «Muchas de las usuarias que utilizan la pulsera Ava para saber sus días fértiles son mujeres que ya han tenido hijos previamente, pero que, ahora, con más edad, tienen más problemas para concebir», explican desde la compañía médica suiza.

Mito.

4. El sobrepeso puede afectar a la fertilidad. De acuerdo con algunos estudios, las posibilidades de concebir para aquellas mujeres con sobrepeso se reduce un cinco por ciento por cada unidad de IMC (índice de masa corporal) que sea mayor a 29. De hecho, el sobrepeso es una de las causas de ciclos menstruales irregulares.

Verdad.

5. Es malo teñirse el pelo durante el embarazo. Muchas mujeres cambian su alimentación y otros hábitos cuando están embarazadas. «Algunas, incluso, varían sus rutinas de belleza, hasta el punto de dejar de teñirse el cabello pensando que los componentes incluidos son perjudiciales para el feto. Son varias las usuarias que, una vez conseguido el embarazo, nos han escrito para hacernos preguntas como esta», explican desde la compañía. Aplicado por un profesional, y teniendo en cuenta las nuevas formulaciones, que son menos agresivas que hace años, no hay problema en teñir el cabello durante la gestación. Lo importante es que el estilista aplique un poco de tinte en la piel para observar que no se produzca ninguna reacción.

Mito.