Salud

La valoración del crecimiento y estado nutricional de los niños es una de las principales responsabilidades de los pediatras de Atención Primaria, y se lleva a cabo de manera sistemática en toda la población a través de los programas de salud infantil. Para ello existen tablas normalizadas de percentiles y valores z (z-scores), que permiten evaluar el desarrollo del niño, según sinc comparando medidas antropométricas sencillas como la talla y el peso con las medias de la población para cada edad y sexo. Gracias a estas tablas se pueden detectar posibles anomalías en el desarrollo e implementar acciones correctivas.

Hasta ahora, el método de referencia para realizar este seguimiento es el propuesto por el Centro para el Control de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), y se basa en un complejo proceso estadístico de ajuste, inferencia y normalización que utiliza datos observados en grandes grupos de niños y adolescentes.

La diferencia entre el nuevo método sobre los anteriores es que priorizan la naturaleza de los datos observados en los niños y niñas sobre el ajuste estadístico

Sin embargo, este método presenta importantes errores de ajuste, lo que puede provocar que, en ocasiones y para determinadas medidas, los percentiles obtenidos no sean correctos, y, por tanto, los pediatras realicen valoraciones equivocadas. Esto es especialmente visible para valores extremos (niños desnutridos u obesos), que son desviaciones que aparecen precisamente en trastornos y enfermedades infantiles que alteran el desarrollo normal de los niños.

Para avanzar en una solución, investigadores de la Universitat Politècnica de València pertenecientes al grupo Sabien-ITACA, en colaboración con pediatras y nutricionistas de distintos hospitales europeos, entre ellos el Hospital Universitari i Politècnic La Fe de València, han desarrollado y validado un nuevo método que permite valorar mejor el crecimiento y el estado nutricional de los niños. Este trabajo ha sido publicado en la revista PLoS One.

Según el investigador de la UPV, Antonio Martínez la diferencia fundamental entre el nuevo método sobre los anteriores es que priorizan la naturaleza de los datos observados sobre el ajuste estadístico.

"En 2017 la revista The Lancet publicó un macroestudio sobre variables antropométricas que confirmaba que la altura y el peso de niños y adolescentes presentan una distribución gaussiana, a partir de lo cual se propuso un método que permitía un mejor ajuste a la naturaleza del crecimiento infantil. Nosotros, inicialmente desarrollamos distintos modelos, comparando qué tipo de aproximación era capaz de minimizar los errores de ajuste, y posteriormente validamos el mejor de ellos", apunta Martíne.

El error de estimación se reduce en más de un 35%

Los resultados obtenidos por los investigadores de la UPV son concluyentes. "El modelo que proponemos aporta un gran elemento de discusión para la comunidad científica, ya que reducimos el error de estimación en más de un 35%, y esto tiene un impacto directo sobre la valoración que hacen los pediatras en cualquier etapa de crecimiento", destaca el investigador de la UPV.(¿Sabes cómo combatir la obesidad infantil?)

La utilidad de este nuevo método no solo reside en su uso en pacientes concretos, sino que es aplicable a un amplio abanico de intervenciones, que van desde ensayos clínicos hasta la implementación de programas de Salud Pública o nuevos ajustes en las guias de práctica clínica actuales.(Cómo combatir la lacra de la exclusión social infantil)

Por parte del Hospital Universitari i Politècnic la Fe de València, el desarrollo y validación del modelo se ha hecho en colaboración con el equipo de la doctora Carmen Ribes, jefa de la sección de Gastroenterología Pediátrica y en el contexto del proyecto Europeo MyCyFAPP.