Salud
Parálisis facial EP

El diagnóstico precoz de la parálisis facial periférica (PFP) así como un tratamiento individualizado en el paciente son claves para una "recuperación exitosa", según han explicado los médicos responsables de una unidad específica que tiene el Hospital Universitario Rey Juan Carlos.

La doctora Lorena Pingarrón, que dirige esta unidad junto a la doctora Laura Garrido, ha señalado que la administración de este tipo de parálisis facial, "si se inicia de forma precoz y adecuada", se resuelve "muy bien, detectándose mejoría a las tres semanas de tratamiento en un 90 por ciento de los casos".

En un comunicado, el hospital madrileño ha indicado que la unidad recibe actualmente un par de casos nuevos cada semana "afortunadamente, cada vez en un estadio más precoz gracias a que los facultativos de Atención Primaria, Urgencias y Neurología detectan más y mejor estos casos", detalla Pingarrón. "Si la parálisis se trata antes de los dos años de evolución, los resultados son mucho más prometedores", añade Garrido.

Cuando no hay mejoría en ese plazo de tiempo, se producen "episodios recurrentes" o "se sospecha" de PFP secundaria. Entonces, según el centro, la opción es el abordaje quirúrgico. En él "se asocian diferentes técnicas de reinervación" para tratar en primer lugar el nervio facial y, si no hay evolución positiva, el músculo que afecta la parálisis.

La recuperación tras la cirugía puede pasar de un grado seis a grados dos y tres. Además, su resultado no es inmediato, ya que "los nervios tardan mucho en regenerarse, pero los pacientes están muy satisfechos", señalan las dos especialistas, quienes también indican que "tanto la estrategia farmacológica como la quirúrgica deben completarse con un tratamiento rehabilitador que, pese a ser largo, resulta fundamental y necesario".

La Unidad de Parálisis Facial Periférica de Hospital Universitario Rey Juan Carlos se puso en funcionamiento hace un año y, según indica el hospital, se caracteriza por su "alto nivel de especialización" y por su "elevada multidisciplinariedad", dado que también está formada por especialistas de los servicios de Oftalmología, Radiología, Neurofisiología y Rehabilitación/Fisioterapia del centro.

"La forma más frecuente de Parálisis Facial Periférica (PFP) es la primaria o diopática, de causa desconocida -aunque la viral es la más vinculada- y también la de mejor pronóstico", concluye la doctora Garrido.