Salud
Amor Pixabay

El hecho de tener impotencia no es un motivo para ruborizarse. En la actualidad el número de pacientes que sufre estos síntomas es cada vez mayor. Este grave problema, meramente fisiológico, no afecta únicamente a la persona que lo padece, sino que es capaz de impedir la completa felicidad sexual de cualquier relación.

El malestar psicológico producido por esta enfermedad es un hecho real. Ninguna persona debe sentirse sexualmente limitada por esta patología. Debido a que los casos son numerosos, afortunadamente existen soluciones eficaces para combatir esta enfermedad y erradicarla por completo.

Para dar solución al problema lo primero es conocer la definición del mismo, las causas que lo provocan, los síntomas que produce y la elección del tratamiento adecuado.

Definición

La disfunción eréctil consiste en una incapacidad persistente para conseguir o mantener una erección suficiente para llevar a cabo una relación sexual de forma satisfactoria. Si no se trata correctamente, la impotencia sexual puede traer problemas con la pareja, los amigos, e incluso con todo el entorno laboral y social.

Causas y síntomas

Las causas más comunes que la originan son principalmente vasculares. Cuando tiene lugar, la impotencia es debida a que el pene no es capaz de acumular la sangre necesaria para que se produzca una erección. Otras patologías como la hipertensión arterial, la diabetes o los niveles altos de colesterol en sangre pueden ocasionar trastornos vasculares que conduzcan a la disfunción eréctil.

Por otro lado, las causas que producen impotencia pueden ser psicológicas. El miedo a no conseguir una erección acarrea problemas de ansiedad, insomnio y depresión, debido a la preocupación por no tener relaciones sexuales satisfactorias.

Existen causas neurológicas debidas a un fallo de comunicación entre el cerebro y el pene al haber una lesión de tipo nerviosa. El padecimiento de trastornos como la esclerosis múltiple o lesiones en la médula espinal son un claro motivo de esta falta de comunicación.

Ciertos medicamentos pueden generar problemas de erección disminuyendo su capacidad. Generalmente estas causas farmacológicas se atribuyen al consumo de medicamentos relacionados con la hipertensión, los trastornos psiquiátricos y las enfermedades cardíacas.

El síntoma por excelencia de la disfunción eréctil consiste en un cambio de calidad en la erección, de forma que se produzca una incapacidad de mantener la erección del pene a cualquier hora del día.

Prevención

Una vez conocidas las causas y síntomas, la medida más sensata para prevenir la disfunción eréctil, es un cambio en el estilo de vida, como puede ser dejar de fumar y beber, o plantearse hacer ejercicio si su vida es sedentaria.

Tratamiento

Remedios naturales

La disfunción eréctil está estrechamente relacionada con la inflamación de la próstata. Existen diversos remedios naturales que ayudan a eliminarla, entre ellos, el tomate y la granada, que por sus efectos antioxidantes juegan un papel importante en la reducción de las posibilidades de contraer cáncer de próstata.

El polen de abeja ayuda a prevenir problemas de salud y tiene un efecto altamente antibiótico. También puede emplearse la ortiga como remedio natural, ya que se encarga de controlar el tamaño de la próstata y proteger el tracto urinario. Las semillas de calabaza son un gran remedio, puesto que disponen de altos niveles de ácidos grasos insaturados, los cuales ayudan al correcto funcionamiento de la próstata y alivian los dolores al orinar. El consumo de agua ayuda en gran medida al funcionamiento del tracto urinario, por lo que se recomienda beber un par de litros a diario.

Uno de los mejores remedios naturales es el ejercicio físico moderado, pues supone una gran forma de eliminar los problemas de próstata y la disfunción eréctil, ayudando a regular los niveles de inflamación.

Complementos alimenticios

Además de los remedios naturales y la importancia de la dieta, la incorporación de complementos alimenticios ayuda considerablemente a tratar enfermedades como el cáncer de próstata y la disfunción eréctil.

Como mencionamos anteriormente, las granadas juegan un papel muy importante para el tratamiento de la impotencia, ya que son frutas ricas en antioxidantes polifenólicos punicalaginas. Las sustancias antioxidantes y minerales como el potasio, el calcio y el magnesio ayudan a combatir las células tumorales, el cáncer de próstata y la impotencia.

Existe un complemento alimenticio conocido como Keriba Forte que dispone de todos estos elementos, ya que es un extracto natural de granadas frescas enteras. Su efecto antioxidante que ayuda a combatir la inflamación de próstata y la impotencia, además de ser beneficioso en patologías y trastornos funcionales urológicos y protáticos al ser antiproliferativo y apoptótico en el cáncer de próstata yeficaz en el tratamiento de la hiperplasia prostática y la disfunción eréctil.

Como complemento alimenticio y por sus propiedades se trata, por tanto, de una pieza clave para el tratamiento de la disfunción eréctil.