Salud
Perder peso RS

Perder peso se ha convertido en un obsesión para muchas personas, que son capaces de todo, con tal de perder unos kilos. (Experto apunta que seguir una dieta "saludable" para el corazón ayuda a reducir obesidad abdominal).

Muchas personas viven obsesionadas con su peso y la visita a la báscula es exagerada, según sq intentado conseguir su peso deseado, poniendo muchas veces en peligro su salud. (La ciencia revela qué dieta quema más calorías).

El peso corporal no solo depende de la grasa, y nuestra autoestima y nutrición no deben regirse por esta medida. Ni siquiera el indice de masa corporal es algo de lo que podamos fiarnos al 100% ya que depende mucho del tipo de complexión física que tenga tu cuerpo.

Los médicos y nutricionistas no se cansan de advertir que las variaciones de peso un corto espacio de tiempo no son buenas y que la salud y la forma física no entienden de cifras.

Para demostrar este peligroso hábito, el escritor, científico y deportista Ross Edgley, perdió 11,3 kilos en solo 24 horas.

El experimento se desarrolló con una estricta supervisión médica y tiene por objetivo demostrar que el peso corporal depende de muchos factores, y no solo de la grasa acumulada, ya que la grasa es un tejido que tarda en generarse, acumularse, quemarse y eliminarse.

Y que un día de dieta no tiene un impacto inmediato en los depósitos de grasa, sino en otra serie de factores, por lo que no tiene sentido andar pendiente de las variaciones de nuestra báscula en tan corto plazo.

Ross explica al comenzar el experimento:

"Entre el 50 y el 70% de nuestro peso es agua, así que, si mi peso está en torno a los 95 kilos, significa que 47,5 kilos de mi cuerpo están formados por agua. Dejar de tomar agua puede ser fatal, ya que es vital para el funcionamiento de nuestros órganos e, incluso, para mantener un volumen adecuado de sangre. Sin embargo, reduciré el nivel de agua en mi cuerpo con trajes de sauna, diuréticos y bebiendo la cantidad mínima de líquido.

De está forma demostraré que se puede bajar drásticamente el peso, pero siempre poniendo en riesgo la salud".

La mayoría de las dietas milagro se basan en la toma de alimentos con propiedades "desintoxicantes", que no son más que diuréticos, pero no tienen el poder de limpiar de toxinas el organismo, por lo que corremos el riesgo de deshidratarnos.

Ross comió alimentos proteicos (verdura y filetes) durante todo el experimento, evitando los carbohidratos y la sal, y solo tomó 100 ml de agua al día.

A pesar de ello y con el uso de diuréticos naturales (solo vitamina C, raíz de diente de león y cafeína), fue al baño unas 20 veces. También acudió al gimnasio donde hizo ejercicio para sudar y también sauna

Tras 24 horas, la báscula indicaba que había perdido 11,3 kilogramos, sin embargo en ese tiempo sufrió dolores de cabeza, mal humor, sensación desagradable y mal estar general.

El resultado de la prueba indicó, que sin dieta pero con diuréticos se puede bajar drásticamente de peso poniendo en riesgo la salud, ya que lo más probable es que los cambios se deban al agua más que a nuestra grasa acumulada.

De hecho, Ross recuperó todo el peso perdido en menos de 2 horas, lo que confirma los temidos efectos rebote.