Salud
Letizia RS

Su extrema delgadez no pasa desapercibida para nadie. La Reina Letizia genera una tremenda división entre los españoles (¿Quién se ha gastado más en moda, Meghan Markle o la reina Letizia?).

Especialmente desde que se peleó públicamente con la Reina emérita Sofía, hace ya unos meses (Henar Ortiz, la tía 'roja' de la familia, vuelve a la carga contra la Reina Letizia y los Borbones).

Sin embargo, vuelve a estar en el centro de la polémica tras recordarse unas fotos que preocupan y mucho en el seno de la Casa Real, según recoge Berta Batlló en diariogol.

Aquel lamentable episodio entre las dos Reinas en Palma de Mallorca durante la misa de Pascua, allá por la Semana Santa, marcó un antes y un después. ¿Quién se imagina a una nuera apartando a sus nietas de la abuela de esa manera?

Por mucha razón que pudiese tener Letizia , su imagen quedó maltrecha y le llovieron muchas críticas de los defensores y defensoras de Sofia. También la de las Infantas, obviamente perdonadas por ser menores de edad y, supuestamente, más ingenuas.

El caso es que ahora todo lo que hace Letizia, desde aquella ocasión, se pone en tela de juicio. La Reina está señalada y los palos le caen como chuzos de punta. Desde rumores de su pasado hasta algún que otro acercamiento con ‘amigos', aprovechando viajes en solitario.

Han salido a la palestra unas imágenes de la esposa de Felipe VI con un aspecto muy desmejorado y preocupante. Los que antes la defendían, ahora van a por ella.

Las redes sociales se han hecho eco: "Da miedo", "Asusta" o "¿Es ella?", son algunos comentarios que se recogen por Internet sobre el aspecto de la monarca.

La extrema delgadez que exhibe en algunos actos públicos ha generado el debate del siglo. E incluso se llegó a cuestionar si pudo a estar anoréxica. Una cuestión que ha ido a menos porque parece que poco a poco ha recuperado algún kilo. Pero lo cierto es que Letizia Ortiz y su imagen preocupan en Zarzuela. Y mucho.

En Casa Real le dieron un toque de atención para que mejorase su imagen. Se metieron, además de su delgadez, con sus brazos excesivamente fibrados. Un aspecto que no encaja con la tradición de las monarquías.