Salud
Fármaco, medicamento, farmacia. PD

Hay que teer mucho cuidado con estas cosas. La farmacéutica y divulgadora científica Marián García, conocida como Boticaria García, ha denunciado en su cuenta de Twitter una supuesta estafa a un pensionista, al que han vendido unos productos de cama como si fuesen milagrosos, por el módico precio de 2.730 euros, según recogeMarya González en huffingtonpost.

"A un pariente pensionista de Manuel Enríquez le invitaron hace dos semanas a una reunión donde le regalarían una paletilla. Acabó firmando este contrato por dos almohadas y dos cubrecolchones, supuestamente curativos, marca IONIZZED", ha señalado la divulgadora en el primer tuit de un hilo en el que cuenta la historia y adjunta el recibo de la compra.

A un pariente pensionista de @Dongominolo le invitaron hace dos semanas a una reunión donde le regalarían una paletilla. Acabó firmando este contrato de 2730€ por dos almohadas y dos cubrecolchones, supuestamente curativos, marca IONIZZED. Hilo ⬇️ pic.twitter.com/SIRHXsUEZU
- Marián García (@boticariagarcia) 9 de febrero de 2019

Sucedió el pasado 30 de enero de 2019 en un hotel de una cadena conocida del centro de Madrid. Es una de tantas estafas a personas mayores (colchones, televisiones) con el agravante de que en este caso el engaño no sólo afecta al bolsillo sino a la salud. pic.twitter.com/an0mJMvsFr
- Marián García (@boticariagarcia) 9 de febrero de 2019

La marca Ionizzed en su web habla de los efectos negativos de los cationes que tienen objetos cotidianos (ya saben, hablar de las radiaciones perversas de móviles, pantallas siempre acojona). Por supuesto no hay evidencia de esto. pic.twitter.com/daUJU9qyCV
- Marián García (@boticariagarcia) 9 de febrero de 2019

Para solucionar el problema, estas almohadas tienen ANIONES que contrarrestan los IONES. ¿Cómo no se nos ha ocurrido antes? pic.twitter.com/2clUN5HhhW
- Marián García (@boticariagarcia) 9 de febrero de 2019

Las almohadas también llevan TURMALINA. Con las radiaciones del infrarrojo lejano, que son unas viejas conocidas de la pseudociencia. pic.twitter.com/E9uTxOH9h5
- Marián García (@boticariagarcia) 9 de febrero de 2019

Casualmente las almohadas se venden en alguna web por 70€. Es decir, al pariente de Manuel le podrían hacer estafado con el mismo pack, pero por 300€ en vez de 2730€. pic.twitter.com/07So1UcOEg
- Marián García (@boticariagarcia) 9 de febrero de 2019

Es una VERGÜENZA que haya gente sin escrúpulos dispuestos a engañar a personas mayores o con cierta incapacidad, bajo la falsa promesa de mejorar su salud. https://t.co/pGsT7GSZmO
- Marián García (@boticariagarcia) 9 de febrero de 2019

La pseudoterapia tiene mil caras. Y está además cuesta casi medio millón de las antiguas pesetas. ¡Gracias por darle difusión! pic.twitter.com/NUnkYT1p8l
- Marián García (@boticariagarcia) 9 de febrero de 2019

El HuffPost se ha puesto en contacto con el Grupo Delax, fabricante de los productos, y la empresa evade toda la responsabilidad por la supuesta estafa al pensionista y se presenta como otra víctima más de unos "desalmados sin escrúpulos".

"Nosotros somos una empresa que fabrica los productos, no los vendemos al público directamente", señala Cesáreo Martín, responsable de comunicación del fabricante. "Los vendemos a unos distribuidores que a su vez venden a otros distribuidores. No tenemos la culpa de que unos individuos sin escrúpulos hayan organizado un acto privado en un hotel para aprovecharse de unas personas mayores. Nos duele vernos afectados por este asunto", señala la fuente de la empresa.

El responsable asegura que el grupo incluye en los contratos de compraventa una serie de cláusulas que en este caso no se han cumplido. "Pero no podemos controlar quién las ha incumplido. Porque si hemos vendido a un distribuidor, que este a su vez ha vendido a otros tres o cuatro, no tenemos forma de saber quién ha sido", afirma.
"Todo el rigor científico"

Al margen del precio, Martín defiende el desarrollo técnico y la investigación que el grupo hace de los productos porque "se hace con todo el rigor científico, y el trabajo de los investigadores está contrastado y avalado por autoridades competentes".

El responsable lamenta que el asunto les salpique y menoscabe el trabajo de todos los profesionales del grupo: "Tenemos una reputación intachable, trabajamos con todos los protocolos de fiabilidad y desarrollamos todos los productos con total profesionalidad".

Sin embargo, de cara a una posible compensación al presunto estafado, el responsable de comunicación remite a dos únicas vías: "A través de una reclamación a la persona que se lo haya vendido o directamente al departamento de consumo del Ministerio de Sanidad".