Sesión Golfa

Juan Carrasco de las Heras

Día de lluvia en Nueva York: ahora o nunca

Confieso uno de los auto homenajes que como cinéfago me permito el lujo de darme de vez en cuando. Ver una tarde tempranito una vez al año en la mejor compañía posible o incluso solo la última de Woody Allen. Por fortuna, Woody siempre acude a la cita, y yo procuro corresponderle. Alguna que otra vez le fallo por motivos de fuera mayor y porque sus películas suelen durar en cartelera un suspiro, algunas de las últimas veces con todo el motivo del mundo, otras por inercia de un gran público que va a una sala de cine a ver otro tipo de espectáculos. La ley de la demanda, supongo.Día de lluvia en Nueva York

Pero el espectáculo que Allen puede proporcionar si la cosa funciona, que reza el título de una de sus obras, es de pura emoción, de contactar con algo dentro del espectador que le remueve, que le hace pensar y también sonreír de forma incontrolada. El octogenario realizador es uno de los pocos artistas de esto que quedan en activo y que se resisten a perder esa esencia de otros tiempos que a corto plazo dejaremos de ver en una butaca con pantalla tamaño XXL. Disfrutemos mientras se pueda, mientras dure al pie del cañón y mientras las tengamos en cartel. ¡Ahora o nunca!

La película número 50 de este mito viviente del cine da una vuelta de tuerca a su filmografía, y sin separarse de su querido Nueva York ni de su estilo intimista, ácido de verborrea ingeniosa, ni tampoco de su toque comedia romántico-pesimista, aporta un toque muy interesante de novedad por la ingenua juventud de sus protagonistas. Ambos (Gatsby y Ashleigh, una pareja de enamorados universitarios) acuden a la caótica gran ciudad, idóneo escenario de esta historia, para que ella pueda realizar una entrevista a un afamado director de cine de vuelta de muchas (demasiadas) cosas, con el mundillo correspondiente que rodea al supuesto glamour de la farándula como telón de fondo. Líos, risas, desamores y amores garantizados.

No obstante, la óptica diferente de esta cinta no quiere decir que el director renuncie a ciertas máximas como la de otorgar al personaje protagonista su propio alter ego de tipo desencantado, chapado a la antigua y completamente desubicado por circunstancias y por propia voluntad.

Más de un dolor de cabeza le viene trayendo este proyecto al propio creador y a Amazon con litigio de por medio, pero el caso es que se trata de una joya que Allen regala cuando parecía tan pasado de rosca como el propio personaje del patético cineasta (Liev Schreiber); resulta sorprendente que su talento sea inagotable cuando parecía que ya daba muestras de cansancio. En esta magnífica ocasión ha tocado cara en el anual juego de cara o cruz de sus estrenos. Aplaudo a manos llenas y recomiendo acercarse a verla antes de que un blockbuster le quite el sitio en la pequeñita sala donde la proyecten…

Dirección: Woody Allen. País: USA. Duración: 92 min. Género: Comedia romántica. Intérpretes:     Timothée Chalamet, Elle Fanning, Selena Gomez, Jude Law, Diego Luna, Liev Schreiber, Annaleigh Ashford, Rebecca Hall, Cherry Jones, Will Rogers, Taylor Black, Kathryn Leigh Scott, Kelly Rohrbach, Edward James Hyland, Natasha Romanova, Suki Waterhouse, Griffin Newman, Claudette Lalí, Jacob Berger, Elijah Boothe, Dylan Prince, Olivia Boreham-Wing, Liz Celeste, Catherine LeFrere, Tyler Weaks, Chris Banks, Gurdeep Singh, Suzanne Smith, Geoff Schuppert, Deniz Demirer, George Aloi, Cole Matson, Marko Caka, Shannone Holt. Guion: Woody Allen. Fotografía: Vittorio Storaro. Productora: Gravier Productions / Perdido Productions. Estreno en España: 11 octubre de 2019.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Juan Carrasco

Éste homínido ceutí es crítico de cine desde hace años en el diario El Faro de Ceuta, así como responsable del espacio cinematográfico y de opinión "Fila 7" en la web www.ceuta.com y colaborador en la emisora de radio Onda 0 con su sección semanal "El Cine en la Onda".

Lo más leído