El sonido de los Stradivarius, un misterio resuelto gracias a la tecnología


(PD).- La fascinación e interés mundial por los violines Stradivarius se deben a su sonido único, alcanzado con la precisión y la finura del maestro Antonio Stradivarius.

Son piezas únicas y cada instrumento posee sus caracteristicas propias. De los 1.200 instrumentos que fabricó aproximadamente “Stradivari“, se estima sólo quedan la mitad, unos 600.

Como exoplican en Todas, un Stradivarius auténtico se distingue por sus finísimos acabados, madera de extrema belleza tornasolada y la etiqueta citando el año y el lugar donde fueron construidos.

Firmaba así:

Antonius Stradivarius Cremonensis Faciebat anno 17…

Un Stradivarius genuino cuesta más de dos millones de dólares y los que fueron utilizados por los grandes solistas como Yehudi Menuhin tienen un valor incalculable.

Cada Stradivarius es una pieza única tiene su nombre propio. Los nombres de los Stradivarius suelen hacer referencia a las personalidades que los han utilizado. Por ejemplo, el Museo The Smithsonian’s National Museum of American History tiene el chelo “Servais” hecho por Stradivari en 1701.

Su nombre proviene del músico belga del S. XIX Adrien Francois Servais (1807-1866) que usó este instrumento.

España tiene la única colección de instrumentos Stradivarius completa. Carlos II encargó un ensamble completo al famoso constructor de violines a finales del S. XVII; están ahora en la colección del Palacio Real de Madrid. Consta de dos violines, una viola contralto y un violonchelo de firma Stradivarius.
Los dos violines fueron robados por el ejército francés durante la guerra de la Independencia, vendidos después y rescatados por Patrimonio Nacional a finales del siglo XIX. La colección palatina de Stradivarius, fueron restaurados en Francia al inicio de la década de los 90.

Otros están en la Royal Academy of Music de Londres, en Museos, Fundaciones y Colecciones de Arte de entidades financieras, además de colecciones privadas. La orquesta que posee mayor número de estos preciados instrumentos es la Filarmónica de Nueva Jersey (EEUU), cuya sonoridad -dicen- es impresionante.

Han habido muchas falsificaciones de estos instrumentos; otros se han perdido. En 2004 se dió el caso de uno encontrado en la calle por una enfermera en Los Ángeles. Era un chelo y ella se lo llevó a su novio ebanista que lo recicló en un mueble para almacenar CD’s.
Posteriormente leyó en los periódicos que un músico de la Filármonica de Los Ángeles había perdido su Stradivarius tasado en ¡tres millones de dólares!
Era de la institución Peter Stumpf. Lo recuperaron y restauraron y fué devuelto a su dueño, un músico despistado que sin duda pasó un infierno por su instrumento desaparecido.

El website del FBI del Art Crime Team incluye entre las piezas de arte más buscadas el Davidoff-Morini Stradivarius, tasado en tres millones de dólares, que fué hurtado del apartamento de Erica Morini en Nueva York en 2005. Este violín fué construído por Antonio Stradivari en 1727.

Otro, robado en 1996 y no encontrado hasta ahora es el Stradivarius Oistrakh de 1671, que se da por destruido. ¿O tal vez esté en la colección privada de un millonario?

En 2006, El violín, conocido como “The Hammer“, en referencia a sus propietarios originales, fue adquirido vía telefónica en una subasta de instrumentos musicales organizada por la firma Christie’s. El nombre del Hammer deriva de su primer dueño, el coleccionista sueco Christian Hammer, un joyero de la corte de la familia real de Suecia del siglo XIX.

Ese mismo año fué hallado otro Stradivarius datado en 1715 en un curioso lugar, en un burdel en España. Y en Mayo del 2006, se subastó un supuesto Stradivarius de 1719 en eBay.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído