Estreno de los Teatros del Canal, por J.C.Deus

Por fin se estrenaron los Teatros del Canal, una magna obra acompañada de magnas polémicas y magnos presupuestos. Su responsable teatral, el catalán madrileñizado Abert Boadella, organizó un estreno que quiso estar a la altura de las circunstancias. Los Hermanos Marx resucitaron en las antiguas instalaciones del Canal de Isabel II para celebrarlo.

La presidente de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha vuelto a demostrar por qué los madrileños la eligen una y otra vez al frente de sus asuntos. La inmensa campaña denostadora y fraudulenta que se desarrolla contra ella, -palabras maledicentes, acusaciones infundadas, rumores alevosos-, quizás haya enturbiado la inauguración de los Teatros del Canal, pero el ruido pasará y los hechos quedarán. En estos días se abre en Madrid un complejo cultural como sólo existen en París y Londres. Puede que sea excesivo para lo bruto que es el personal, el deterioro de la formación y la educación de la ciudadanía en estos últimos tiempos, pero la incultura de verdad sólo se combate con cultura aceptable y la cultura necesita de espacios donde desarrollarse. Puede que la incompetencia generalizada agosten y desperdicien esta plataforma pero su inauguración en medio de la crisis económica es toda una apuesta de futuro, valiente y hasta un pelín chulesca, que nos gusta y aplaudimos porque nos da la gana y somos de verdad independientes.

Perdonen este aperitivo panfletario, pero es que hacía tiempo que quería protestar contrar esta campaña injusta y aberrante de propaganda prefabricada que sufre uno de los más capacitados políticos y gestores de este país. Esperanza Aguirre, a quien ni conozco ni admiro, es una de las pocas personas (siempre que sea en equipo con su odiado/amado Alberto Ruíz Gallardón) que puede sacar a este país de la brutal crisis en que lo han metido los irresponsables de siempre. Así que no crean a quienes sólo quieren impedirlo.

Estábamos reseñando la inuaguración de los Teatros del Canal de Madrid, un complejo cultural en el mismo centro de la ciudad que agrupa dos teatros, -uno de ellos totalmente configurable a medida de los espectáculos, como existen pocos en el mundo-, y un centro de danza único en España con doce salas para la creación coreográfica. Son 35.000 metros de arquitectura de vanguardia con la última tecnología en mecánica escénica. Lo que en castizo se llama una auténtica pasada.

Y para celebrar tal magno asunto, el espectáculo inagural ha querido ser inusual y sorprendente. Titulado Una noche en el Canal, concebido y dirigido por el que será director del complejo, Albert Boadella, ha movilizado un centenar de actores, músicos y bailarines en tres veladas de estreno, prorrogadas a una cuarta, -matinal a pesar del título del espectáculo-, para repescar la inmensa demanda de asistencia. A mí me ha tocado en esta repesca, lo cual cuento para que vean que no figuro en la lista de ‘vips’ ni en la de enchufados.

Pero vayamos al espectáculo, que ya está bien de crónica de ambiente y es lo que a ustedes seguramente más les interesa. Según Boadella, ‘a modo de performance, el espectáculo convierte los 35.000 metros del edificio en un gran escenario y permite a los espectadores tener una visión completa de los diferentes espacios y salas. Más de cien artistas de diferentes disciplinas – música, teatro, canto y danza- participan en esta obra que mezcla ironía y humor y que arroja una mirada sarcástica sobre el propio mundo del espectáculo’. Participan las compañías
Yllana, Teatro Meridional, Impromadrid y Losdedae; la Joven Orquesta y
el Coro de la Comunidad de Madrid, la mezzosoprano Adriana
Mastrángelo y el tenor Carlos Moreno.

Duró un par de horas, divididas en tres partes, de las que sobraba la segunda y podía haberse dejado para otro día la primera. Bueno, a lo mejor estamos siendo injustos. Juzguen ustedes. La primera fue una visita guiada por las instalaciones, una buena y democrática idea, pues el público no siempre puede fisgar entre telones. Actores en el papel de acomodadores te conducían en grupos de cuarenta personas hasta el último piso de oficinas, por el laberinto de enormes pasillos, entre las espectaculares estructuras traslúcidas, en un concienzudo vistazo a las salas de ensayo, los departamentos administrativos y hasta el despacho del director, todo ello amenizado con su actuación humorística y la de numerosos actores a lo largo del recorrido. La idea es buena, pero el tono general era irritantemente paternalista, como de visita de colegio de párvulos. A lo peor es que el público cada vez más es de párvulos.

En la segunda parte, los grupos van siendo acomodados en el teatro configurable donde presencian los ficticios ensayos de la ficiticia obra que va a representarse, la ópera Don Carlo, de Giuseppe Verdi. Es demasiado larga, un poco tediosa, sobre todo para los primeros grupos, aunque tiene personajes y situaciones divertidos y divertidas, como diría el lendakari. Y con una hora y pico a las espaldas, el respetable público es conducido al segundo teatro donde tiene lugar un ‘remake’ de Una noche en la ópera, la celebérrima película de los Hermanos Marx, con unos Groucho, Harpo y Chico estupendos en medio de un gran espectáculo de teatro dentro del teatro, una gran media hora que hizo las delicias del público, al que sólo se puede criticar el que Boadella no se haya atrevido con una idea propia y haya tenido la modestia de colocarse al rebufo del gran trío americano. Pero mezzosoprano y tenor, coros y orquesta, figurantes y auxiliares, hacen un gran trabajo individual y colectivo. Incluso a la salida parece que hubo canapés y una copita, lo que aumentaría la satisfacción generalizada.

En definitiva, una ambiciosa inauguración, original y simpática, aunque irremediablemente populista, llena de chistes y guiños a un público cada vez más marcadamente formado por teleespectadores. Boadella hace un trabajo de aliño en el que demuestra que sigue en lo alto de su profesión por más que los censores étnicos quieran borrarlo. Ahora, el verdadero éxito o fracaso llegará con la programación y el buen uso de esta joya que le ha caído a Madrid en suerte para disimular los estragos de la era de la especulación y la barbarie pesetera que estamos viviendo.

LO QUE PODRÁ VERSE

La cena, de Els Joglars, se pondrá en escena en la Sala A de los teatros del 26 de febrero al 12 de abril. La obra se inicia con la gozosa preparación de una cumbre internacional sobre cuestiones climáticas, celebrada en un lujoso parador, y
en la que el Gobierno español se responsabiliza de la cena de clausura. Ya saben, crítica de costumbres en la que por una vez alguien se meterá con humor educado y sin acritud con el intocable Zapatero.

La Sala Configurable se estrenará con el Festival Flamenco Caja
Madrid
que tendrá lugar del 25 de febrero al 2 de marzo.

Le seguirá el XIII Festival de Artes Escénicas para Niños y Jóvenes, Teatralia, para un público desde los 0 hasta los 13 años, que ofrecerá desde circo y malabarismo, a música y teatro, pasando por danza contemporánea para bebés y cosas para los pobres y olvidados adolescentes a los que abría que sentar en el auditorio aunque fuera maniatados.

En relación a la música, la soprano Celia Alcedo y la Orquesta de
la Comunidad de Madrid (ORCAM
), dirigidos por José Ramón Encinar,presentarán el 23 de marzo un programa compuesto por El sombrero de tres picos, de M. de Falla; la Sinfonía
nº 5, en do menor, op. 67, de L. van Beethoven; y Estrambote, de J. Bautista

Y la Joven Orquesta de la Comunidad de Madrid ofrecerá los días 22 de marzo, 5 deabril y 10 de mayo el Ciclo de Música de Cámara 2009.

El Festival Internacional de Danza abrirá las puertas a la primavera del 14 de abril al 2 de mayo, con compañías de la talla de los Ballets de Monte-Carlo, Wayne McGregor / Random Dance, Provisional Danza, Larumbe Danza, Arrieritos, y atenzioni!, el estreno en Europa del nuevo espectáculo de la Merce Cunnigham Dance Company en una coproducción con los Teatros del Canal.

Laurence Boswell, uno de los directores más importantes del Reino
Unido, que lleva promocionando las obras del Siglo de Oro desde hace
más de 25 años en Londres, pondrá en escena Fuenteovejuna junto a la
compañía Rakatá.

Los conciertos didácticos también tendrán cabida en este espacio del 5 al 9 de mayo, a través del proyecto pedagógico de la Comunidad de Madrid Trasmúsica.

Y el flamenco volverá del 11 de mayo al 1 de junio con Suma flamenca,el IV Festival flamenco de la Comunidad.

Con el proyecto ORCAM XXI se pretenderá ofrecer algunas
muestras de la creación contemporánea en el campo de la música
escénica. Los días 29 y 31 de mayo presentará Gesualdo considerado
como un asesino, de Luca Francesconi.

Del 8 al 21 de junio el ciclo Operadhoy, dirigido por Xavier Güell, presentará tres nuevas óperas: Massacre, de Wolfgang Mitterer y Christopher Marlowe; Sol de invierno, de David del Puerto y Henrik Ibsen; y Niebla, de Elena Mendoza y Miguel de Unamuno.

No podía faltar naturalmente, una antología de zarzuela con algunas
de las más populares piezas relacionadas con la aún capital de España mientras no se demuestre lo contrario. Del 17 al 28 de junio, Viva Madrid hará un repaso de la historia de la zarzuela, desde el estilo más puramente castizo, al goyesco, pasando por la época post-romántica o el Madrid de los años 30.

Más adelante, los días 25, 26 y 27 de junio, tendrá lugar el XVIII Certamen de Coreografía de Danza Española y Flamenco.

Mucha, buena y variada oferta cultural, para acudir a ella como sana rutina junto a otras menos sanas. Consulte la programación y elija su propia inauguración

¡VAYA LUJAZO!

Los Teatros del Canal, obra del arquitecto Juan Navarro Baldeweg, están
situados en la confluencia de las calles Cea Bermúdez y Bravo Murillo. El complejo arquitectónico ocupa un espacio de 8.750 metros cuadrados y está compuesto por tres edificios con una superficie construida de más de 35.000 metros cuadrados. En una primera toma de contacto y un juicio general, merece un sobresaliente, que podía quedar en notable según discurra el rodaje. La arquitectura necesita pasar la reválida de su uso y disfrute para demostrar si vale o no vale más allá de preciosismos y banalidades.

Bajo la dirección artística de Albert Boadella, sus dos salas ofrecerán una variada oferta de espectáculos que van desde el flamenco hasta el teatro, pasando por la danza contemporánea, espectáculos para público infantil, música clásica, zarzuela y ópera contemporánea.

El diseño arquitectónico de los Teatros y las prestaciones tecnológicas que ofrecen los convierten en un espacio único y de usos múltiples. Pocos teatros disponen en nuestro país de la tecnología con la
que están dotados los Teatros del Canal, lo que les va a permitir acoger
todo tipo de montajes con gran variedad de formatos.

La Sala B o configurable es de gran versatilidad lo que va a permitir
aforos comprendidos entre los 400 y los 722 espectadores; mientras que
la mayor de las salas, la Sala A, está dispuesta en dos niveles, con un
aforo de 851 butacas distribuidas en platea, anfiteatro y palcos, y un foso de orquesta con dos plataformas.

El diseño del edificio ha querido dar respuesta a las distintas
modalidades escénicas. La fachada del edificio es toda ella de vidrio,
combinando zonas opacas con zonas de visión y zócalos de granito. El
acristalamiento se ha realizado en negro, rojo y blanco, ocupando una
superficie de 8.850 metros cuadrados, y pretendiendo simular los telones
de un teatro. Entre los materiales empleados en su construcción destacan
el granito en paredes y suelo, y la madera de arce utilizada en el panelado de aulas y vestíbulos.

El equipamiento escenotécnico tanto del Teatro Principal como del Teatro Configurable ha sido diseñado para acoger creaciones escénicas del más alto nivel. Los teatros disponen de telones de boca, bambalinón, cámara negra, cicloramas, puentes grúa, maquinaria escénica motorizada, vagones portabutacas, dos plataformas de foso de orquesta, cámara de conciertos.

El foso escénico tanto del Teatro Principal como del Configurable
dispone de una altura de 35 metros para poder subir y bajar tanto telones
como escenarios de las distintas representaciones. El equipamiento
técnico común de todo el espacio escénico está compuesto por 15 pianos;
un sistema de video espectacular con cuatro videoproyectores y cuatro
pantallas móviles, así como 580 proyectores de iluminación.

El Centro de Danza será la sede de Compañía Nacional de Danza Clásica dirigida por Víctor Ullate.

Las 12 salas – 9 de danza, 3 teóricas- que componen el Centro de Danza están dotadas de las máximas calidades para la práctica de esta disciplina. Cuentan con pavimento específico para danza, alturas comprendidas entre los 5,20 y los 9 metros, sistema de grabación de video y audio en cada sala, y enorme despliegue de equipamiento de calidad para la formación y el desarrollo profesional de sus bailarines.

La Joven Orquesta de la Comunidad de Madrid (Jorcam), pasa a depender de la Consejería de Cultura y Turismo, y es una cantera importante de jóvenes músicos, bien formados y con experiencia en conciertos, que podrán acceder con mayor facilidad a la Orquesta de la Comunidad de Madrid y a otras formaciones. Desde su creación en 1992, sus miembros disponen de profesores especializados para cada familia de instrumentos y, en el caso de los conciertos que incluyan obras de compositores vivos españoles, pueden preparar el programa con los propios autores. Está formada por 130 alumnos con edades comprendidas entre los 15 y los 25 años, que son estudiantes de los últimos cursos de Grado Profesional y Grado Superior de las distintas especialidades musicales.

Una nota final: el sitio web es muy flojo, carece de informaciones imprescindibles como planos y guía de transportes públicos y aparcamientos cercanos, y debería incluir una amplia visita virtual a los edificios.

————————————————————————
(NOTA: Si desea recibir un aviso diario de las informaciones nuevas que publicamos, introduzca su dirección de correo en el recuadro ‘Suscribirse a Infordeus-Blog’ de la columna de la izquierda de las páginas de Infordeus. Gracias por su interés).
————————————————————————

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Catalán Deus

Editor de Guía Cultural de Periodista Digital, donde publica habitualmente sus críticas de arte, ópera, danza y teatro.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído