Memorial por Radio Clásica, por J.C.Deus

El 2 de septiembre de 2008 publicamos un artículo titulado ‘Radio Clásica peligra’, sin suponer que tantas personas coincidíamos en la preocupación de que los cambios introducidos en la emisora por el nuevo director pudieran perjudicarla. Efectivamente, la cifra récord de 381 comentarios que ha recibido hasta el momento demuestra que se trata de una queja honda, razonada, persistente y digna de atención. No conocemos otro caso de una información que aguante seis meses de actualidad y que reciba todos los días contribuciones de antiguos y nuevos lectores, hasta el punto de que se ha convertido en un foro espontáno gracias a la constancia de muchas personas que, lejos de darse por vencidas, están demostrando un interés ciudadano digno de una gran causa.

Atendiendo a la petición de varias de estas personas, que querrían acceder al conjunto de los comentarios y no salamente a los cuarenta últimos, tal y como está estandarizado el procedimiento en Periodista Digital, y considerándolo justo y pertinente, reproducimos hoy el conjunto de los 381 comentarios como una especie de memorial colectivo en honor del buen trabajo realizado durante décadas por Radio Clásica, que ha forjado unos oyentes de una calidad inusual en el mundo actual de los medios de comunicación. En honor de Radio Clásica y en petición conjunta de que tantos y tan variados argumentos sean tenidos en cuenta, sopesados en lo que vale, y atendidos para corregir un enfoque y una programación que se consideran en buena parte equivocados.

A todos ellos, además, debemos sumar otros comentarios que llegaron a las dos informaciones posteriores que hasta el momento hemos publicado, ‘Lo están consiguiendo: adiós a Radio Clásica’, que se publicó el 25 de septiembre de 2008, tuvo 39 comentarios, y ‘La agonía de Radio Clásica’, del 29 de octubre siguiente, recibió 18 comentarios. Todos pueden ser consultados en línea al no superar el número de cuarenta.

Sin menoscabo de que la exposición conjunta del trabajo colectivo realizado en estos meses pueda permitir acotar mejor las razones y las quejas, abundar en aspectos que luego quedaron relegados, y repescar argumentos válidos, propondríamos un plan de trabajo conjunto para el que podríamos denominar ‘Colectivo de Damnificados por los cambios de Radio Clásica’, que incluyera los siguientes aspectos:

-Pedir a la Defensora del Oyente relación de todas las quejas y sugerencias que le han llegado a partir del cambio de programación, con sus respectivas respuestas.

-Redactar una carta al director general del Ente de RTVE que de forma escueta y sopesada exponga la parte común y compartida de las críticas, y solicite su intervención, carta que puede y debe colocarse en la red para ser firmada de forma fácil y verificable por todos los interesados.

-Construir en la red un Foro de Amigos de Radio Clásica por el sistema de lista de correo -todos los mensajes son reenviados a todos los miembros, que pueden responder a todos ellos-, el sistema más eficiente de debate y diálogo.

-Perseverar en el mantenimiento de los contactos y las redes creadas a fin de que el impulso común no se diluya ni se debilite por el paso del tiempo.

-Sin olvidar los gustos personales de cada uno, abundar en las razones generales y de fondo, y los ejemplos concretos que las ilustran.

-Coordinar en la medida de lo posible con otras iniciativas parecidas surgidas en Radio 3 y RNE debido al descontento de los oyentes de las mismas por semejantes cambios de programación. Todo indica que el problema de RC es el problema de RNE en su conjunto, que afecta a los responsables de ésta y que, o bien es producto de una política general equivocada, o bien precede a regulaciones de momento no explicitadas, que pueden suponer una reducción generalizada de calidad, e incluso fusiones y desapariciones definitivas.

Un añadido final. Las cuestiones personales siempre estropean las razones de fondo. Desvían el objeto básico del desacuerdo, que es mejorar la calidad y el servicio de la radio pública, y polarizan la crítica, a los que critican y a los criticados en enrroques ofendidos e iracundos que impiden el diálogo. La acción común debe centrarse en sopesar sin prejuicios los criterios y razones del actual director de RC, y en hacerle llegar los nuestros de forma educada y constructiva para conseguir que los tenga en cuenta. ¿Será posible todavía un acuerdo civilizado, ese enmendar propio de sabios, que en resumen consistiría en rebajar el actual enfoque didáctico y ecléctico, y recuperar el tono cultivado y clásico que ha construido la identidad de esta radio y es tan querido por buena parte de sus oyentes? ¿O habrá que ir directamente a pedir la dimisión de los responsables?

P.D.- Siguiendo los deseos de dos de los remitentes, -dentro del conjunto de comentarios que reproducíamos-, en el sentido de que al hacerlo con dirección de correo e IPS, se viola su derecho al anonimato bajo el cual enviaron sus comentarios, aparte de poder incurrir en incumplimiento de las normas legales que rigen el derecho a la intimidad, nos vemos obligados a suspender su publicación, pues el trabajo de borrar los datos de cada uno de los cientos de mensajes, excede nuestras posibilidades. Lo sentimos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Catalán Deus

Editor de Guía Cultural de Periodista Digital, donde publica habitualmente sus críticas de arte, ópera, danza y teatro.

Lo más leído