¿Plagió Picasso ‘el Guernica’ de una Biblia mozárabe?

(PD).- El parecido entre las figuras de la biblia del siglo X y los animales que aparecen en el cuadro del pintor malagueño hace pensar en algo más que una coincidencia. La Biblia fue expuesta en Barcelona en 1929 y ocho años después en París, por lo que Pablo Picasso pudo descubrir los dibujos que aparecen en ella según afirma el director del Museo de la Catedral de León, Máximo Gómez Rascón.

El director del Museo Catedralicio ha explicado que estas similitudes se aprecian especialmente en el toro, que en la Biblia simboliza al evangelista San Lucas y que «es casi exacto» al que pinta Picasso en el Guernica.

El asombroso parecido existente entre las figuras que ilustran las páginas de la Biblia mozárabe ‘leonesa’ del siglo X y los animales que aparecen en el conocido cuadro de Picasso, lleva a pensar que tal vez las miniaturas que adornan los textos mozárabes sirvieron de fuente de inspiración a la hora de realizar el lienzo.

Para certificar esta ‘inspiración’ habría que analizar los contactos que el pintor tuvo con el códice del Archivo Catedralicio en alguna etapa de su vida y así verificar que conocía la existencia de la misma.

La Biblia del Archivo Catedralicio está fechada en el año 920, correspondiendo su autoría a Juan Diácono. El documento, compuesto de dos volúmenes, pero del que se conserva solamente uno de ellos, recoge todos los profetas del Antiguo Testamento y del Nuevo con los cuatro evangelistas y al final incorpora la vida de San Froilán, patrón de la diócesis.

Entre lo más específico de esta Biblia destaca que las figuras aparecen en los márgenes, en la letra capitular del inicio o a página entera.

En la obra mozárabe se percibe una especie de metamorfosis que funde los elementos vegetales con los animales, y los animales con los humanos, al igual que hizo Picasso.

Diez siglos después Pablo Picasso pintó lo que sería su obra cumbre para exponerla en el pabellón español de la Exposición Internacional de las Artes, que se celebraría en París en 1937.

Tras conocer la noticia del bombardeo alemán que había arrasado por completo la ciudad de Guernica, Picasso plasmó en el cuadro lo que se convertiría en símbolo de protesta universal contra la guerra.

Conocía «sin duda» esta Biblia

El director del Museo Catedralicio ha explicado que estas similitudes se aprecian especialmente en el toro, que en la Biblia simboliza al evangelista San Lucas y que «es casi exacto» al que pinta Picasso en el Guernica. El parecido también es patente en la cara del caballo que aparece en el cuadro y, en menor medida, en los rostros de las personas, si bien algunos de los perfiles también recuerdan a los que aparecen en la Biblia, según ha dicho.

Ha apuntado que en la biblia aparece también un león, con la lengua fuera, y cuya cara y expresión es muy parecida a la del caballo que aparece en el Guernica, al que le sale por la boca una especie de cuchillo o punta de lanza.

El director del Museo da por descartado que las similitudes sean fruto de la casualidad y está convencido de que Picasso «conocía sin duda» esta Biblia.

Aunque en esta época se ilustraban los códices con este tipo de símbolos, Gómez Rascón ha destacado la singularidad de la de León, una de las más importantes de la época.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído