Una tabernera expresionista, por J.C.Deus

‘Eres blanca y hermosa como tu madre’… ‘En un país de fábula vivía un viejo artista’… ‘¡No puede ser! Esa mujer es buena’…. Seguro que las conoce: ‘La tabernera del puerto’ se estrenó en Barcelona en 1936, y está considerada una de las mejores piezas del género, en cuyo ‘templo’, el Teatro de la Zarzuela de Madrid, se presenta esta notable producción de 2006. Setenta años después, la buena música de Pablo Sorozábal a un impecable libreto de Federico Romero y Guillermo Fernández-Shaw, aseguran una agradable velada. Tres actos, hora y media sin intermedios inoportunos, escenografía expresionista, ritmo continuado, aires evocadores del pasado, elenco de primera categoría. Función redonda. Bien interpretados y cantados todos los papeles. Buen trabajo de adaptación de Luis Olmos, director de este Teatro desde hace cinco años.

La acción transcurre en una localidad imaginaria del norte de España, Cantabreda. Hoy estaría sin duda en la ría de Arosa. Junto al puerto, un cafetín decadente y una próspera taberna son el centro de reunión de los marineros, de capa caída el primero y en ascenso la segunda gracias al atractivo de su cantinera, Marola, de la que están enamorados un jovenzuelo inocente, Abel, y un marinero forjado, Leandro. El dueño de la taberna, Juan de Eguía, y un forastero, el capitán marsellés Verdier, ultiman el desembarco de un cargamento de drogas. Todo el pueblo sospecha, pero calla. Un retirado y alcoholizado marino extranjero, Simpson, es el único que se atreve a protestar contra lo que se prepara. El matrimonio Chichorro y Antigua son el contrapunto cómico del drama incipiente. El malvado Juan de Eguía maltrata públicamente a su hija Marola, que además sufre la ira celosa de las mujeres del pueblo. Los hombres quieren vengar a la muchacha. Leandro consigue el compromiso de amor de su Marola e informado por Abel del comportamiento del padre, le pide cuentas. Eguía le dice que dejará libre a Marola si Leandro a cambio recoge el cargamento clandestino de una peligrosa gruta donde está ya depositado. Marola acompaña a Leandro y tras una tempestad parecen haber naufragado. El dueño del cafetín, Ripalda, se las promete felices ante el final de la competencia desleal que representaba Marola para su negocio. Pero aparecerán vivos aunque capturados por la guardia civil, lo que provoca el arrepentimiento de Eguía, que se confiesa único culpable y se entrega a cambio de la libertad de su hija y su pretendiente.

La obra tiene dos repartos en los principales papeles. En el primero de ellos, pudimos escuchar al tenor José Bros y al barítono Juan José Frontal, -un Leandro enamorado y un Juan de Eguía bronco, respectivamente, interpretaciones de calidad operística de primera magnitud, flanqueando a la soprano Carman González en una Marola sólo aceptable. El bajo venezolano Iván García cantando un Simpson notable, resulta capital en el buen resultado de conjunto. Estupendas la soprano cómica Pilar Moral en el papel de Abel y la mezzo cómica Marta Moreno en el de Antigua. Igualmente aceptables el resto de los papeles, Chinchorro, patrón de la barca de Leandro (baritono comico), Ripalda, dueño del café (tenor cómico), y Verdier, contrabandista amigo de Juan de Eguía (Barítono).

Esta Tabernera de la Zarzuela coincide con la Lulu del Teatro Real, la primera de corte convencional, la segunda deliberadamente provocadora. Sorozábal es melódico, armónico, discreto, tradicional y pegado al gusto popular de la época. Alban Berg es rupturista, provocador, difícil. La primera es agradable y optimista; la segunda, enrrevesada y obscura. Se estrenaron casi al mismo tiempo, en parecidas circunstancias prebélicas. Fusión de sones hispanoamericanos o dodecafonismo atonal aún hoy hiriente. Lo convencional puede ser aceptable. Lo experimental es imprescindible. Hay sitio para ambas en el corazón de los amantes del género lírico, del inigualable espectáculo que representa la ópera, la zarzuela, la fusión del teatro y la música.

La Tabernera del Puerto
Del 16 de Octubre, al 8 de Noviembre de 2009

Música de Pablo Sorozábal
Libro de Federico Romero y Guillermo Fernández-Shaw
Estrenada en el Teatro Tívoli de Barcelona, el 6 de Abril de 1936

Revisión dramatúrgica de Luis Olmos
Producción del Teatro de La Zarzuela, 2006
Dirección Musical: Miguel Roa / José Miguel Pérez-Sierra
Dirección de Escena: Luis Olmos
Escenografía: Gabriel Carrascal
Figurines: María Luisa Engel

Reparto: José Bros, Ismael Fritschi, José Julián Frontal, Abel García, Carmen González, Albert Montserrat, Marta Moreno, Pilar Moral, Sonia de Munck, Juan Jesús Rodríguez y Alex Vicens, entre otros.

Orquesta de la Comunidad de Madrid, Titular del Teatro de la Zarzuela
Coro del Teatro de la Zarzuela, Director: Antonio Fauró.

————————————————————————
(NOTA: Si desea recibir un aviso diario de las informaciones nuevas que publicamos, introduzca su dirección de correo en el recuadro ‘Suscribirse a Infordeus-Blog’ de la columna de la izquierda de las páginas de Infordeus. Gracias por su interés).
————————————————————————

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Catalán Deus

Editor de Guía Cultural de Periodista Digital, donde publica habitualmente sus críticas de arte, ópera, danza y teatro.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído