En Murcia resaltan la intervención decisiva que tendrá Alfonso Guerra

¿Quiere el PSOE retirar el proyecto de Estatuto y mantener así el Trasvase?

¿Quiere el PSOE retirar el proyecto de Estatuto y mantener así el Trasvase?
Alfonso Guerra con Rodríguez Zapatero. EFE

En Murcia sospechan que el PSOE en realidad busque la retirada del texto del nuevo Estatuto de Castilla-la Mancha que se debate en el Congreso de los Diputados, con lo que el trasvase se quedaría como está. Se recuerda que Alfonso Guerra preside la comisión Constitucional, que es la que informará el texto, y la decisiva intervención que puede tener en este asunto el ex vicepresidente del Gobierno.

Conforme se acerca la hora del Estatuto y del Trasvase, se va retratando el personal. Sobre todo los diputados de la Comisión Constitucional del Congreso que se reúne el miércoles (salvo aplazamiento). En este envite, los parlamentarios de la Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha del PSOE y PP mostrarán sus cartas y se verá de qué palo va cada uno.

Huelga recordar que no hay ninguno de la Región de Murcia en esta Comisión que preside el mítico Alfonso Guerra. El secretario general de los socialistas valencianos, Jorge Alarte, se descolgó este miércoles con unas declaraciones inquietantes para la alianza que había forjado con su colega Pedro Saura.

Al ser preguntado sobre la intención de voto de los diputados y senadores valencianos sobre el Estatuto, Alarte contestó: «El voto ya no es una cuestión mía, insisto, es el grupo socialista en Madrid el que lo decide». «Votarán de acuerdo a la Constitución Española, su conciencia y su responsabilidad y de acuerdo con las instrucciones de los órganos que correspondan». Malas vibraciones.

¿Pero no dijo Alarte que sus parlamentarios iban a votar en contra de un texto que lesione el Tajo-Segura? Después de este descuelgue, es de suponer que los parlamentarios valencianos voten en Comisión y en Pleno lo que les ordene el portavoz Alonso.

¿Y los socialistas de la Región de Murcia? Dos datos que no hay que olvidar: La vicepresidenta Fernández de la Vega es diputada por Valencia. Y el ex ministro Fernández Bermejo, por Murcia.

También hay que procesar la pelea dentro del PP, fruto del nerviosismo y de las discrepancias de fondo. Los populares castellano manchegos arremetieron ayer contra Valcárcel, calificando de «chulescas» sus palabras y negando que hable por todo el partido cuando subrayó que rechazarán el texto salido de la Ponencia.

Además, Mariano Rajoy está por la labor de apurar al máximo los tiempos y seguir negociando. «Ojalá se llegue a un acuerdo», dijo en Guadalajara junto a María Dolores de Cospedal. Los populares toledanos no dan su brazo a torcer, y hasta les parece pequeña la reserva de 4.000 hectómetros. Defienden lo suyo, claro está.

Esta polémica abunda en la presunción de que puede pasar cualquier cosa en la famosa Comisión. Hasta hacerse jirones las costuras territoriales de populares y socialistas.

En resumen, la situación empeoró ayer para los intereses de la cuenca del Segura, que ya se veían negros con el texto aprobado la semana pasadao por PSOE y CiU. Por la banda de los optimistas circulaba ayer la teoría -no descabellada-, de que el PSOE ha querido forzar al máximo el texto del Estatuto para facilitar su retirada, poniéndolo lo más negro posible para el futuro del Trasvase con la intención de que el PP no lo apoye. Además, el PSOE aprovechó el apoyo de CiU para meter en el texto casi el lote completo.

El siguiente paso sería convocar un Pleno en las Cortes de Castilla-La Mancha, probablemente al día siguiente de la Comisión, para solicitar formalmente la retirada del texto y cargar toda la responsabilidad del fracaso en el PP. Barreda se quita el peso de encima, dice que ha hecho todo lo humanamente posible y que ha sido Cospedal quien no ha querido apoyarlo presionada por Valcárcel y Camps. Y santas pascuas.

Otros ven, desde una aparente distancia, puro teatro parlamentario que no perjudicará al Trasvase. Ya se verá.
Lo mejor es lo de Alfonso Guerra. De entrada, el año pasado rechazó que hubiera fecha de caducidad. Antes de Semana Santa, propuso atrasar la Ponencia por el desacuerdo PSOE-PP, que no le agrada en absoluto para un Estatuto de Autonomía. El otro día comentó, al parecer, que un texto como éste no podía llegar así a las Cortes Generales cuando había sido fruto del consenso entre dos aspirantes a la presidencia de Castilla-La Mancha: Barreda y Cospedal.

Originalmente publicado en La Verdad de Albacete por Manuel Buitrago

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído