El socialsita niega que tenga más patrimonio del que ha declarado

El PP comienza a apretarle las tuercas a Bono

Cospedal insiste en pedir "transparencia" al ex presidente de Castilla-La Mancha

El PP pretende evitar, como sea, que el empuje de Bono en su tierra pueda ayudar a última hora, o sea, en la campaña electoral que se avecina, a resucitar a un desgastado José María Barreda

El debate político se centra en el patrimonio de la tercera autoridad del Estado, José Bono.

Desde el PP, María Dolores de Cospedal insistió ayer en pedir «transparencia, verdad y explicaciones» al presidente del Congreso, al tiempo que exigió a la Fiscalía que sea igual de implacable contra todas las fuerzas políticas sospechosas de corrupción.

El PSOE siguió con su defensa cerrada de Bono. Y mientras, el propio afectado prefirió no entrar de lleno en el asunto y afirmó que «es mentira«.

EL FIN DE LA BULA

María Dolores de Cospedal, a la sazón candidata a la presidencia de Castilla-La Mancha, ha terminado con el sorprendente aforamiento que su partido ha concedido, durante años, al presidente del Congreso, José Bono, gracias al cual el socialista ha evitado ser objetivo principal del pimpampum político. Se le acabó la bula.

Ese cambio de rumbo es la comidilla de los cargos, diputados y senadores manchegos que ya peinan canas: «¿Pero de verdad nos podemos meter con Bono?. ¿No estamos soñando?», bromeaba un veterano político conservador.

LOS HALAGOS DE AZNAR

Es conocido el desasosiego que siempre ha causado entre los populares de Castilla-La Mancha el hecho de que Bono, que fue presidente de esa comunidad durante más dos décadas, haya sido lisonjeado en público y en privado por numerosos dirigentes populares. ¿Por qué?

Unos, como José María Aznar, para ahondar en las diferencias entre el manchego y el líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero. Otros, por amistad. El caso es que se ha dado un timonazo.

El PP pretende evitar, como sea, que el empuje de Bono en su tierra pueda ayudar a última hora, o sea, en la campaña electoral que se avecina, a resucitar a un desgastado José María Barreda, actual presidente de los manchegos y, salvo sorpresas, candidato del PSOE a la reelección.

Por eso los populares han puesto en marcha un plan de choque para erosionar la imagen de Bono, un plan que recuerda en demasía al utilizado hace unos meses contra Manuel Chaves, también expresidente de otra comunidad, Andalucía, donde los conservadores creen tener una oportunidad.

 

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído