El dato se sabe por un descuido del Instituto Nacional de Estadística

Encuentran a 9.000 personas desaparecidas en Castilla-La Mancha

Encuentran a 9.000 personas desaparecidas en Castilla-La Mancha
Ana Guarinos

Es lo que tiene distraerse en electoralismos, que de pronto se desvela la verdad. En marzo los parados oficiales en Castilla-La Mancha eran 203.000 personas. La Encuesta de Población Activa (EPA), que realiza trimestralmente el Instituto Nacional de Estadística (INE) -por un descuido-, ha encontrado, en el mismo periodo, a otros 9.000 desempleados desaparecidos entre cursos de formación y entre el colectivo de aburridos en acudir a las oficinas del Servicio Público de Empleo de Castilla-La Mancha (Sepecam) a rellenar papeles inservibles. En total hay 212.000 personas sin trabajo en una comunidad de dos millones de habitantes.

El dato, que se le coló al INE en su página «web» oficial antes de tiempo, pone a Castilla-La Mancha en una tasa del 21,58 por ciento de parados sobre la población activa, cuyo total, como se sabe, se calcula en poco mas de la mitad de los residentes en el territorio de que se trate.

Mientras el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no tiene empacho en afirmar, como logro, que el desempleo en España está a punto de tocar fondo, es decir, de alcanzar su máximo, y su virrey en Castilla-La Mancha, José María Barreda, anda hablando del agua que ha defendido poco desde 2004 en que tomó posesión del cargo como herencia de Bono, los castellanomanchegos engordan las filas de personas inactivas a las que, en extremo, les van hacer el favor de darles 400 euros al mes.

La portavoz del grupo parlamentario del PP en las Cortes regionales, Ana Guarinos, que dio a conocer estos datos, considera «inaceptable» desde el punto de vista ético y moral que, con 212.000 desempleados, el presidente regional, José María Barreda, esté «cruzado de brazos», sin soluciones y sin iniciativa.

Calificó de «escalofriantes» los datos, un «auténtico drama» en España y en Castilla-La Mancha, donde se han rebasado «todas las líneas» que se podían pasar ante la «inasumible e intolerable» postura del Ejecutivo regional, informa Efe.

Al hilo de esta consideración, ha manifestado que Barreda es «lo más negativo que le ha pasado» a la comunidad, pues supone «la negación de Castilla-La Mancha», «el no» a las soluciones, al desarrollo, a la identidad, al avance democrático y al Estatuto de Autonomía.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído