Ha tenido nueve ejemplares que oscilan entre 20.000 y 200.000 euros

Los caballos del hijo de Bono han costado desde 2005 más de 800.000 euros

Acudió a la Global Champions Tour de Valencia, donde sólo van los mejores del mundo; ocupa el puesto 80 en el ranking español

Los caballos del hijo de Bono han costado desde 2005 más de 800.000 euros
José Bono y su hijo José Bono Rodríguez.

Hípica Almenara se constituyó en 2001, siendo Bono presidente de la Junta de Castilla-La Mancha

José Bono Rodríguez, el hijo de José Bono, presidente del Congreso de los Diputados, compite desde hace años en un deporte tan elitista como la hípica.

Entre sus compañeros de profesión se encuentran Marta Ortega, la hija de Amancio Ortega; Cayetano Martínez de Irujo, hijo de la duquesa de Alba; Carlota Casiraghi, hija de Carolina de Mónaco, y la misma Infanta Elena.

En lo que va de año, el hijo de Bono ha participado en nueve concursos hípicos en territorio español, algunos de ellos celebrados en las instalaciones de la Hípica Almenara (Toledo), centro de equitación propiedad de la familia Bono-Rodríguez y que se encuentra dentro de los circuitos de concursos de saltos nacional e internacional.

Hípica Almenara se constituyó en 2001, siendo Bono presidente de la Junta de Castilla-La Mancha.

El matrimonio Bono-Rodríguez aportó un jeep con su remolque, valorados en 12.000 euros. El resto, hasta los 15.000, fue satisfecho por los cuatro hijos a partes iguales y en efectivo.

La hípica, en los últimos años, ha declarado beneficios superiores a un millón de euros, pero nunca ha repartido dividendos entre sus accionistas. El PP presentó en el Congreso una batería de preguntas parlamentarias exigiendo conocer el precio pagado por RTVE al centro ecuestre de José Bono por la emisión de dicha prueba en la programación de Teledeporte, canal temático del ente público.

Personas relacionadas con el mundo de la hípica han confirmado a este periódico que «los gastos mínimos que cada participante tiene en un concurso profesional ascienden a 5.000 euros, siempre tirando por lo bajo.

Para llegar a esta cifra hay que sumar el transporte, el trabajo de los preparadores, la dietas, la estancia en hoteles, los desplazamientos… A no ser que seas un jinete estrella, y en España hay muy pocos, la presencia en un torneo suele acarrear pérdidas. Otro caso es el de los jinetes que ganan concursos. Éstos sí que suelen ganar dinero». Las mismas fuentes señalan que hay muchas modalidades de concursos: «Están los Global, que son los de más categoría y la inscripción para competir puede llegar a los 15.000 euros. En éstos, el box para los caballos está incluido.»

El hijo de Bono participó en la última prueba Global Champions Tour de Valencia pese a ocupar el puesto 80 en el ranking de saltos, según datos de la Federación Española de Hípica. José Bono en todos los torneos que ha disputado en 2010 ha obtenido unos resultados discretos.

Sirva como ejemplo que en el Concurso de Saltos celebrados en la instalación familiar de Toledo el fin de semana del 14 al 16 de mayo su mejor puesto fue un décimo. Además, están el gasto de los caballos de competición y su posterior mantenimiento. El coste de estos animales sobrepasa con frecuencia los 100.000 euros.

El último caballo de José Bono Rodríguez tiene un nombre tan contundente como su precio. Ramona fue vendida por 120.000 euros más la entrega de otro caballo, Attack, que en 2007 tenía un precio de 50.000 euros, según han explicado a este diario interlocutores cercanos a José Bono Rodríguez. Añaden las mismas fuentes que «el vendedor fue el jinete mexicano Alberto Harari».

UNA CUADRA COMPLETA
A pesar de los resultados en las pistas de José Bono Rodríguez, en la cuadra de la Hípica Almenara se han invertido más de 800.000 euros (133 millones de pesetas).

Según los datos facilitados a La Gaceta por personas que conocen
desde hace años al hijo del ex ministro socialista, desde 2005 la cuadra de Almenara ha ido llenándose «con caballos bastante buenos, a los que José no ha sabido sacar rendimiento».

En cuanto al precio de cada caballo, un experimentado jinete asegura que «aunque siempre son muy importantes los últimos resultados y la salud del animal, todo depende bastante de la negociación».

Respecto a la llegada de la yegua Ramona a la cuadra del hijo de
Bono añaden con sorna: «El mexicano (Alberto Harari) tiene fama de buen negociante». Desde la Federación Española de Hípica han confirmado a este periódico que los precios de los caballos «se basan sobre todo en las negociaciones entre comprador y vendedor, al no haber un mercado a pie de calle».

Entre 2005 y 2006, dos de los primeros caballos de nivel que llegaron a las instalaciones fueron Farceur du Haul y Jikael de la Babette. Según El Confidencial, los dos costaron más de 200.000 euros y fueron adquiridos por Rafael Santamaría -amigo íntimo del presidente del Congreso- para, posteriormente, regalárselos a José Bono Rodríguez.

El mayor desembolso por un caballo del hijo del político socialista se produjo en 2007. Según fuentes de la hípica, el joven jinete toledano se desplazó hasta Bélgica para comprar Olimpic 7 por 200.000 euros. En 2007 también llegaron a la Hípica Almenara Javelot (80.000 euros), Navaros (20.000 euros), Attack (50.000 euros) y Winston (50.000 euros).

Ya en 2009 el joven Bono pudo disfrutar de otro caballo más, de nombre Maestro San Lois. Su precio: 120.000 euros.

A demás, dispone de un tráiler para los desplazamientos de los caballos. Empresas de camiones consultadas por La Gaceta han afirmado: «El más barato, sumando cabeza tractora, remolque y carrozado, ronda los 110.000 euros».

Originalmente publicada en La Gaceta.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

CONSOLAS

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído