Los Reyes cumplen con la tradición y abrazan al Apóstol Santiago tras la ofrenda con motivo del Año Santo

Los Reyes de España, don Juan Carlos y doña Sofía, han cumplido este domingo la tradición en este Año Santo y han abrazado al Apóstol Santiago en la Catedral compostelana una vez concluida la celebración en la que el monarca ha realizado la Ofrenda Nacional.

Los monarcas accedieron a la Catedral compostelana pasadas las 10.30 horas, tras ser saludado en la Plaza del Obradoiro por el arzobispo de Santiago, Julián Barrio, que iba con el cortejo litúrgico que partió de la puerta de Platerías para acceder al templo con el delegado regio por la entrada del Obradoiro.

El cortejo litúrgico estaba acompañado por la Capilla de Música de la Catedral, con cantos del ‘Codex Callistinus’. Mientras la comitiva subía por las escaleras del Obradoiro, en las que el monarca tuvo un pequeño traspiés, pero sin mayores consecuencias, el coro cantó el ‘Dum Pater Familias’.

Al entrar la procesión por el Pórtico de la Gloria, se pudieron oír las ‘Chirimías’, tras lo que sonó el órgano, mientras la procesión en la que iban los Reyes avanzaba por la nave central de la Catedral, para dar comienzo la celebración, presidida por el arzobispo de Santiago, que estuvo arropado por una treintena de concelebrantes, entre ellos el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, y su homólogo de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo.

Al inicio de la misa, Barrio hizo mención a la próxima visita del Papa a Compostela el 6 de noviembre. «Nos visitará como un peregrino más», ha resaltado el arzobispo.

La celebración terminó con el denominado rito de ‘acción de gracias’ en el que los tiraboleiros hicieron volar el botafumeiro para «purificar» a los fieles, hecho que suscitó aplausos de los varios. Posteriormente, el arzobispo dio la bendición apostólica para concluir la misa.

SALUDOS

Una vez concluida la celebración, que se prolongó por espacio de una hora y media, don Juan Carlos procedió, como es tradición, a abrazar al Apóstol, seguido de la Reina doña Sofía, tras lo que los monarcas saludaron a los oficiantes de la misa y procedieron a abandonar la Catedral.

En la salida del templo, los monarcas, acompañados por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y otras autoridades, como el ministro de Fomento, José Blanco, saludaron a numerosas personas que asistieron en el interior del templo a la Ofrenda Nacional al Apóstol.

En el transcurso de los saludos, El Rey, que había actuado como oferente por última vez en el Año Santo de 2004, se paró a hablar de nuevo de manera muy afectuosa, como había hecho previamente en el saludo a autoridades en la Plaza del Obradoiro, al ex presidente de la Xunta Manuel Fraga.

La celebración contó con la asistencia en la Catedral de numerosas autoridades, como la presidenta del Parlamento gallego, Pilar Rojo; los conselleiros del Gobierno autonómico; el alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo; el delegado del Gobierno en Galicia, Antón Louro; entre otros representantes de la vida política, social, jurídica y militar.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído