Convierte a la Benemérita en recaudadora

Interior: Clin, clin, caja

Las unidades de Seguridad Ciudadana son coaccionadas para que prioricen las multas sobre el auxilio en carretera

Interior: Clin, clin, caja
Rubalcaba.

El Gobierno de España está frito de dinero y ya no sabe cómo idear fórmulas para seguir recaudando. Por lo pronto, según denuncia remitida a este diario por la Asociación Unificada de la Guardia Civil, La Dirección General de la Policía y la Guardia Civil, está solicitando a las distintas Unidades del Cuerpo el número de denuncias formuladas en los últimos meses.

Al mismo tiempo, de forma oral, en algunos cuarteles se pide el nombre de los guardias civiles que menos número de multas han interpuesto.

De esta forma, la presión sufrida por los Agentes de Tráfico, se extiende a las Unidades de Seguridad Ciudadana en un intento de intimidar a los guardias civiles para que incrementen su labor denunciadora.

Lo que a Pérez Rubalcaba le importa, afirman desde la AUGC «es la multa, imponiendo, si puede, la labor coercitiva de la Guardia Civil para aportar unos euros a las famélicas arcas del Estado».

Con esta forma de proceder, la tensión que se vive en algunas unidades está llegando a límites difíciles de soportar.

Los guardias civiles se sienten utilizados y maltratados por un Gobierno que está faltando al respeto que se le debe a un Cuerpo que, en democracia, siempre ha antepuesto por encima de todo, su labor de ayuda al ciudadano.

COACCIONES

De nuevo, se mal utiliza el carácter militar del Cuerpo para amenazar la frágil economía de las familias de los guardias civiles. El Gobierno, ayudado por unas altas jerarquías incapaces de mover un dedo por sus hombres, ha hecho correr como la pólvora la siguiente creencia: “Si no multas vas a perder dinero. Tú y tu familia lo pagaréis, porque el Estado lo cobrará de todas formas, quitándotelo de tu soldada.”

De hecho, AUGC ha tenido conocimiento de algunos guardias civiles que ya han sido propuestos para perder cerca de 250 euros mensuales por “bajo rendimiento”.

Para cerrar este círculo malicioso, se intimida verbalmente también, a los mandos intermedios: “Si tus guardias no denuncian, tú también perderás el complemento retributivo de productividad.”

AUGC manifiesta que «así no se puede trabajar. El abuso hacia nuestro colectivo roza límites que pueden derivar en un grave conflicto que afecte a la seguridad de nuestros pueblos y carreteras.

«Así las cosas, ante la falta de diálogo y la absoluta ignorancia que recibimos de los altos mandos del Cuerpo y del Gobierno», AUGC pide ayuda a la sociedad civil y sus representantes. «Con total impunidad, nos están hundiendo. Ya no podemos más».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído