Miedo a las responsabilidades penales por el desfalco en CCM

Barreda deja tirado a su amigo y socio Moltó

A pesar de haberle nombrado presidente y de las obligaciones legales que tiene

También hay quien se pregunta si Hernández Moltó será quien le mire a los ojos a Barreda y le diga que, ante tal planteamiento, él ha optado por tirar de la manta

Nuevo episodio en el escándalo financiero del presidente de Castilla-La Mancha, José Mª Barreda, tras la desaparición de Caja Castilla-La Mancha (CCM). Ha aprovechado el verano –en una entrevista “enlatada” realizada por Europa Press- para decir que “no puede defender la actuación de Moltó al frente de la caja porque no la conoce” y soltar lastre de su compañero de partido y socio en la gestión de la esquilmada, intervenida y eliminada entidad financiera.

No quedan tan lejos los días en los que Barreda y el PSOE de Castilla-La Mancha, casi en tromba, salían a defender la gestión de su compañero Hernández Moltó, intentando hacer responsable del desfalco y desaparición de CCM a todo aquel que no fuera dirigente socialista.

En este sentido, Santiago Moreno, en su calidad de portavoz parlamentario del PSOE en las Cortes regionales y hoy mano derecha de José Mª Barreda tras su nombramiento como Consejero de Presidencia, era una de los encargados de cerrar filas y en febrero del año 2009 abogaba por  un “pelillos a la mar”, no veía nada extraño ni extraordinario en la terrible gestión financiera, y llegaba a afirmar que la situación de CCM es igual que la de todas las Cajas

La consejera de Economía  -y vicepresidenta del gobierno de José Mª Barreda- se dedicó  a intentar evitar cualquier tipo de responsabilidad, afirmando que “el Gobierno regional ha desarrollado sus competencias con normalidad y rigor”, para, a continuación, echar la culpa de la situación a la crisis internacional y al Partido Popular.

Pero, curiosamente, no todo el PSOE de Castilla-La Mancha salió en tromba a la llamada de su jefe de filas –Barreda- en defensa de la gestión de Moltó. Hubo algún caso más que revelador, como sucedió con el hoy presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, quien además en su época de presidente de Castilla-La Mancha tuvo a Hernández Moltó como consejero de Economía.

Bono, significativamente, tuvo mucho esmero en no posicionarse públicamente sobre esta cuestión, dejando esta cuestión, aparentemente, en exclusiva para su sucesor José Mª Barreda

En Castilla-La Mancha, sin embargo, también había voces discrepantes. El Partido Popular se encargó de pedir –insistentemente- una comisión de investigación, en las Cortes regionales, para que se supiera qué había pasado y con la finalidad de que se asumieran las correspondientes responsabilidades políticas. Igualmente, pidió que se blindaran los empleos de los trabajadores de CCM para que no se vieran perjudicados en los movimientos de absorción que sobre la entidad bancaria se estaban planteando. A ambas cuestiones, Barreda y los diputados socialistas se negaron, votando en contra de las dos propuestas en las Cortes de Castilla-La Mancha.

De igual forma, en ese defensa de los trabajadores hubo sindicatos –como CSI-CSIF- que alzaron su voz para reclamar responsabilidades y para manifestar que si Barreda hubiera actuado como le exige la Ley de Cajas, CCM no habría sido intervenida por el Banco de España.

La situación política se enquistó de tal manera –consecuencia de la mayoría absoluta que el PSOE tiene en las Cortes regionales- que el PP optó por denunciar a Hernández Moltó por presunta estafa en CCM, ante los Tribunales de justicia.

Ante esto, Barreda siguió con su estrategia de defensa a su socio y compañero de partido, y tachó la iniciativa popular de “pataleta”

El siempre leal a Barreda y diputado nacional del PSOE por Toledo, Alejandro Alonso, le siguió la pista intentando no dejar solo a su jefe de filas, y así, calificó de “muy lamentable” la denuncia presentada por el PP contra Moltó. Fueron unas declaraciones que dejaron en muy mal lugar el significativo silencio que sobre este asunto siempre ha mantenido el secretario general del PSOE de Toledo, y alcalde de su capital, Emiliano García-Page.

La pregunta que se hacen los ciudadanos es ¿qué ha pasado para que Barreda haya decidido cambiar de estrategia y haya optado por soltar lastre de su amigo Moltó? ¿Qué ha sucedido para que se produzcan estas declaraciones tan llamativas que hasta Izquierda Unida ha tachado este comportamiento de irresponsable?

Muy sencillo. Tan sólo tres días después de que se conozcan las últimas declaraciones públicas de Barreda defendiendo a Hernández Moltó, es el Banco de España quien remite a la Fiscalía la gestión de Moltó en CCM.

Esta circunstancia le obliga a cambiar el paso. Ya no le vale con aprovecharse de su mayoría parlamentaria para bloquear la investigación y evadir responsabilidades. No le es suficiente ejercer su ya criticada presión a los medios de comunicación para que la opinión publicada se aleje de este tema tan turbio.
El asunto se ha puesto feo y peligroso, pues la Fiscalía entra en escena y por petición del Banco de España. Ahora toca olvidarse de su socio Moltó. Es el momento de obviar que es también compañero de partido al que él le encomendó la dirección de CCM.

Hay quien se pregunta si será capaz de mirarle a los ojos a Hernández Moltó para decirle que las elecciones son prioritarias y que no se puede permitir ningún lujo, como el de ser cómplice suyo en la terrible gestión de CCM.

También hay quien se pregunta si Hernández Moltó será quien le mire a los ojos a Barreda y le diga que, ante tal planteamiento, él ha optado por tirar de la manta.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído