El PSOE hará una “valoración final” en las Cortes del auto judicial

Barreda ceba su venganza en el incendio de Guadalajara

Mientras tanto, acusan al PP de electoralismo por su defensa de las víctimas

Nunca se hizo una “valoración final” de la sentencia del “Caso del Lino” o de las responsabilidades de la quiebra de CCM

El presidente de la Junta de Castilla-La Mancha, José María Barreda, está a punto de consumar su más aviesa venganza por las fuertes críticas recibidas en su día por los luctuosos sucesos ocurridos en el incendio de Guadalajara. El portavoz del grupo socialista, el ex comunista José Molina, ha anunciado que se llevará a las Cortes regionales el auto judicial que ha cerrado este asunto por voluntad de los familiares de diez de los once fallecidos, que han renunciado a recurrir en instancia superior. Barreda parece dispuesto a convertir la cámara regional en una casquería a su mayor gloria electoral, después de pedir juego limpio en las próximas elecciones.

José Molina dijo, en rueda de prensa, que el grupo socialista en las Cortes regionales llevará al pleno de la cámara autonómica inmediatamente el auto judicial de la Audiencia Provincial de Guadalajara en el que se exculpa de responsabilidad a los técnicos que participaron en el incendio de Guadalajara ocurrido en 2005. El PSOE hará una «valoración final» que ya adelantamos saldrá positiva a los intereses socialistas.

Según Molina «es necesario, una vez que se ha producido el fallo, que las Cortes hagan una valoración final» tanto de la investigación judicial como de la que realizó la Comisión de Investigación, que aprobó la Cámara, y que «han venido a coincidir en los mismos elementos». La comisión, según el portavoz socialista, dijo que «no había ninguna razón» para que se abriese un proceso judicial y la Audiencia de Guadalajara lo ha refrendado al afirmar que «nunca deberían haber estado imputados y sometidos a ese proceso judicial».

Sensibilidad socialista

El parlamentario del PSOE criticó la postura del PP por haberse personado «en un procedimiento en el que quería, incluso, que fueran a la cárcel los técnicos». Sin duda el ex comunista no recordaba que lo mismo dijeron su valedor Bono y el propio Barreda sobre las personas que el PSOE acusó e implicó, con la ayuda de Garzón y el fiscal Villarejo -ideológicamente próximo a Molina- en el llamado Caso del Lino, del que todos los inculpados salieron absueltos y con todos los pronunciamientos favorables.

La delicadeza que pide ahora Molina al PP no fue la misma que el PSOE mantuvo con el asunto del Lino, en el que el Gobierno regional socialista implicó a tres personas enfermas de cáncer que finalmente fallecieron de esa enfermedad: Loyola de Palacio, Carlos Moro y su esposa. Tampoco la preocupación que los socialistas demuestran por los técnicos de la Junta ha sido la misma que la mantenida con los familiares de las víctimas -salvo con una que fue catapultada a las más altas esferas del Gobierno regional-. El desinterés de Barreda llegó al extremo de marcharse de vacaciones y no suspenderlas pese a la crisis que se saldó con once muertos del personal a su cargo.

Esta iniciativa socialista de llevar a debate un asunto que causará profundo dolor e irritación entre los familiares de los muertos en aquel suceso contrasta con la férrea negativa a debatir la quiebra de Caja Castilla-La Mancha, o el interés de Barreda por financiar con dinero público el que iba a ser el primer aeropuerto privado de España, mientras ignora a la mayor parte del resto del empresariado regional.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído