Las Palmas tiene un 55% de vacantes

Guardia Civil a medias

Interior desoye las peticiones de los agentes para que se cubran las plazas

Guardia Civil a medias
Guardia Civil en el aeropuerto.

El Ministerio del Interior se está convirtiendo en el departamento de las chapuzas a domicilio. La provincia de Las Palmas sufre desde hace más de tres años las vacantes en puestos esenciales de la Benemérita, pero el responsable ministerial Rubalcaba, mira hacia otro lado.

De hecho, el Catalogo de Oficiales y Jefes es de 42 efectivos y en la actualidad hay 23 vacantes sin cubrir, 2 comandantes, 5 capitanes, 6 tenientes y 10 alféreces, lo que significa cerca de un 55 % de vacantes sin cubrir.

Juan Couce, delegado provincial de la Asociación Unificada de Guardias Civiles, destaca que «hay vacantes que desde hace más de tres años no son cubiertas, y no hablamos de vacantes en grandes unidades donde estas se camuflan fácilmente con guardias alumnos».

Couce subraya que son «vacantes como la del segundo jefe de la Comandancia, que es el encargado de ejercer el mando de todas las operaciones en la que se trabaje y de ejercer el mando de la provincia en caso de ausencia del coronel».

Debido a esto, añade, «desde hace ocho meses dos comandantes vienen ejerciendo las funciones de segundo y tercer Jefe, y durante las vacaciones esta tarea se le encomienda a capitanes, que es lo que está ocurriendo en la actualidad».
 
Pero no es esta la única vacante de altos cargos que hay sin cubrir, entre ellas podemos destacar la del segundo jefe del centro de Coordinación Regional de Canarias (CCRC), que es el encargado del seguimiento de las distintas operaciones contra la inmigración, y que desde su creación por el Consejo de Ministros de 10 de octubre de 2006, esta vacante sigue sin cubrirse.

No son los puestos de altos cargos de la Guardia Civil los que permanecen sin cubrir de forma indefinida, también es significativo que las plantillas de oficiales jefes de los distintos puestos o compañías de la Guardia Civil no se cubren.

La ausencia de este personal está generando un aumento considerable de trabajo para los oficiales que tienen plaza asignada en la provincia, ya que se les encomienda a parte de sus funciones, la tareas de las vacantes sin cubrir, y esto genera un efecto dominó hacia la escala de suboficiales y la escala de Cabos y Guardias, que también ven aumentado su volumen de trabajo.

Esta situación, comenta Couce, «imposibilita la conciliación de la vida laboral y familiar de los componentes de las Escalas de Oficiales, Escala de Suboficiales y Escala de Cabos y Guardias, debido a que el Gobierno de España todavía no regulariza la jornada laboral de los miembros de la Benemérita, por lo que seguimos siendo la policía con menos derechos, con menor sueldo y que realiza el mayor numero de horas de trabajo de todas las que existentes en España».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído