Mientras no invierte dinero en el pueblo conquense

El desamparado Barreda acude a visitar una Ermita a Buendía dedicada a la Patrona de Valencia

Nuevo ejemplo de la incoherencia ideológica del presidente manchego

El desamparado Barreda acude a visitar una Ermita a Buendía dedicada a la Patrona de Valencia
Barreda asiste a una procesión

Desamparados tiene Barreda a los habitantes de los municipios ribereños, quienes ven cómo el agua se marcha al Levante español y el dinero procedente del canon del trasvase no se revierte en infraestructuras

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, un agnóstico probado que sabe situarse al lado de la Iglesia Católica siempre que le conviene, asistió la pasada semana a la Ermita de la Virgen de los Desamparados en la localidad conquense de Buendía. La verdad es que vergüenza y falsedad no le faltan en ese sentido, porque no duda en ponerse junto a un Cristo o una Virgen en Semana Santa, mientras los diputados y senadores de la formación de la que él es secretario general y José Bono presidente -el PSOE de Castilla-La Mancha- votan abiertamente a favor de la Ley del Aborto o de la supresión de honores a la Custodia en el Corpus Christi, aunque luego sale a decir cosas con la boca chica.

Pero volviendo a su visita a Buendía, se dan dos coincidencias dignas de ser comentadas: que se trata de la población que acoge uno de los embalses de la cabecera del Tajo, así como que la patrona de esta localidad -la Virgen de los Desamparados- es la misma que la de la ciudad de Valencia, comunidad a la que tanto se refiere de manera crítica el presidente de un Gobierno -el manchego- que, a lo largo de treinta años, ha vivido de las polémicas sobre el agua, sin ser capaz de haber construido ni una sola infraestructura hidráulica.

Precisamente, desamparados tiene Barreda a los habitantes de los municipios ribereños, quienes ven cómo el agua se marcha al Levante español y el dinero procedente del canon del trasvase no se revierte en infraestructuras.

A esta zona de la provincia de Cuenca viajó María Dolores de Cospedal cuando Barreda acababa de retirar del Congreso de los Diputados la reforma del Estatuto de Castilla-La Mancha. Y, en este lugar, Barreda la montó un piquete con sus pancartas y mensajes que terminó con la agresión a un periodista por parte de los encendidos manifestantes.

Barreda para salvar la cara ante las encuestas que pronostican un éxito sin precedentes del PP en Castilla-La Mancha en las elecciones que le mandarán de nuevo a la Universidad -no olvidemos que es catedrático, con plaza ganada cuando ya era consejero de la Junta de Comunidades- se ha vuelto a inventar un debate en torno a una proposición de Ley sobre el agua, que pretende seguir creando conflicto y división con las comunidades vecinas, Murcia y Valencia. De nuevo vendrán los ataques a los populares Francisco Camps y Ramón Luis Valcárcel. Ya verán, ya.

Otro de sus afanes surrealistas es el de antinuclear recalcitrante, dado su pasado comunista. De ahí que, ante la proximidad de Zarra (Valencia) a localidades manchegas como Almansa, ahora dice Barreda que no le gusta el emplazamiento elegido por Miguel Sebastián -que no por parte de Mª Teresa Fernández de la Vega y el resto del Gobierno de Rodríguez Zapatero- para el ATC.

Lógico que Barreda acuda a Buendía a «rezarle» -lo importante es la foto- a la Virgen de los Desamparados, pues refleja su estado de ánimo. Siguiendo su propio consejo hay quien le dirá que «si tiene dudas» que no se presente.

 

 

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído