El alcalde de Vigo acude al Pleno para analizar la aprobación de la Ley de Cajas

Los intentos de llamar la atención de Caballero

Fue el principal crítico de la fusión

Los intentos de llamar la atención de Caballero
Abel Caballero

Caballero está convirtiendo su mandato en una especie de campaña electoral continúa con la que trata de dejar en la sombra incluso a su propio equipo de gobierno

Abel Caballero ha abandonado durante unas horas su ‘reino’ particular para desplazarse hasta Santiago y presenciar el transcurso del pleno en el que se ha dado la luz verde a la reforma de la Ley de Cajas, con la que se consolida un proceso de fusión en el que el alcalde de Vigo buscó el máximo protagonismo.

Fue el popular Pedro Puy el único que se dirigió a él durante el debate para saludarlo y alegrarse de su visita, ya que ésta le permitiría «escuchar» del portavoz de su grupo, Xaquín Fernández Leiceaga, que la fusión es «equilibrada».

Desde que comenzaron las negociaciones para la creación de una única caja gallega Caballero manifestó una rotunda oposición por entender que era contraria a los intereses de Vigo, pero sus protestas cayeron en saco roto al igual que sus infinitos intentos de llamar la atención de los ciudadanos.

Entre ellos destacan la contratación de un famoso (y caro) arquitecto para construir un nuevo ayuntamiento que asegura que no costará ni un solo euro a los vigueses, o la colocación del logotipo de la alcaldía (que no del concello) en cada uno de los rincones de la ciudad: bancos, papeleras, vallas, carteles del Plan E, puestos de socorrismo y hasta la entrada del Zoo.

Caballero está convirtiendo su mandato en una especie de campaña electoral continúa con la que trata de dejar en la sombra incluso a su propio equipo de gobierno. Bien o mal, lo que le importa es que hablen de él.

 

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído