Es la pena máxima prevista por la Ley

Piden cinco años para la menor acusada del asesinato de Seseña

Para la encubridora el fiscal solicita dos años de internamiento semiabierto

Piden cinco años para la menor acusada del asesinato de Seseña
Cristina Martín, cuyo cadaver fue hallado en una fábrica derruida de Seseña (Toledo) el 3 abril 2010.

La Fiscalía de Toledo ha solicitado las penas máximas para las menores de edad presuntas autora y encubridora del asesinato de Cristina Martín Sierra, de 14 años de edad, que fue encontrada muerta el tres de abril pasado en una antigua cantera de la localidad toledana de Seseña.

Para la presunta autora, C.H.S., el fiscal de menores, Antonio Huélamo, pide una pena de cinco años de internamiento en régimen cerrado y otros tres años en libertad vigilada, mientras que para al encubridora, N.N.N., pide dos años de internamiento en régimen semiabierto y un año en libertad vigilada.

El suceso ocurrió el pasado 30 de marzo en la localidad Seseña, donde la presunta autora material y la víctima discutieron en una antigua fábrica de yesos, actualmente abandonada y derruida, situada en el paraje «La Veguilla». Según el relato del fiscal, «con la intención de matar le agarró fuertemente del cuello para asfixiarla, haciéndole caer al suelo, tras lo cual le propinó varios golpes en la cabeza con una piedra». A consecuencia de los golpes recibidos, Cristina quedó inerte, momento que aprovechó C.H.S. para provocarle un profundo corte en la muñeca izquierda con una navaja y a continuación arrojó piedras y tierra sobre el cuerpo de la víctima, ausentándose del lugar.

La víctima quedó abandonada en estado de inconsciencia y murió desangrada en una agonía que pudo durar entre dos y tres días, según los datos de la autopsia que reveló la familia de la fallecida a los medios de comunicación el pasado mes de junio.

El mismo día 30 de marzo, la presunta autora del crimen le contó a su amiga, N.N.N., como había matado a Cristina y, posteriormente, ambas acudieron al lugar donde yacía la menor. La fiscalía entiende que a pesar de tener conocimiento de lo acontecido, N.N.N. favoreció la impunidad de la conducta criminal de C.H.S.

El cadáver de la menor fue encontrado tres días después por agentes de la Guardia Civil en el mismo lugar donde tuvo lugar el crimen y donde estaba abandonada. Entre las pruebas periciales que aportará la fiscalía en el juicio oral contra las dos menores, que podría celebrarse antes de finales de año, están los perfiles genéticos y las muestras de ADN hallado en restos biológicos, cabellos, ropa y otros efectos.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído