El Plural narra una exclusiva y peculiar crónica sobre la boda del duque de Feria

El periódico de Sopena no considera al alcalde de Toledo ni “líder político” ni “destacada personalidad”

Perplejidad entre el resto de medios de comunicación ante semejante aportación periodística

El periódico de Sopena no considera al alcalde de Toledo ni “líder político” ni “destacada personalidad”
Enric Sopena.

A pesar de su afamado prestigio laboral, parece que en esta ocasión "el delegado especial para asuntos manchegos" no ha mostrado demasiado interés ni por tan siquiera leer a los medios con los que colabora

Ha causado perplejidad que el periódico de Enric Sopena no considere al alcalde socialista de Toledo, Emiliano García-Page, ni líder político ni personalidad destacada. En El Plural puede leerse que «Cospedal fue la única líder política en la boda del duque de Feria», excluyendo, por tanto, de tal catalogación y reconocimiento público a un político socialista más que relevante, el alcalde de la capital de Castilla-La Mancha, que sí estuvo presente.

La foto que acompaña esta noticia, en la que se ve al alcalde de Toledo y secretario general del PSOE de Toledo, Emiliano García-Page, junto a su chofer y su jefe de gabinete, Javier Rueda, saliendo de la referida boda debió salir «velada» en los despachos del plural periódico digital.

La boda tuvo lugar en la capilla de San Juan Bautista del Palacio renacentista de Tavera, propiedad de la familia del novio, y donde hace dos años se casaron Amelia Bono, hija del presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, y Manuel Martos, hijo del cantante Raphael y de la aristócrata Natalia Figueroa.

Hay quien opina que supone un ataque en plena línea de flotación al socialista toledano, pues cuesta trabajo imaginar que nos encontremos ante una falta de rigor informativo en las fuentes o en los redactores del siempre plural medio digital. En este caso, del «redactor encargado de Castilla-La Mancha». Sobre él se da el agravante de que tiene una relación personal y profesional más que estrecha con García-Page y con el PSOE tanto de la provincia de Toledo como de Castilla-La Mancha.

No en vano, relaciones profesionales y propagandísticas al margen, en su propio perfil de Facebook se puede comprobar que «el encargado manchego» tiene como amigos -entre otros- a los siguientes cargos del PSOE:

El presidente de Castilla-La Mancha, José Mª Barreda, la portavoz del gobierno regional, Isabel Rodríguez, la directora de comunicación de Barreda, Mercedes Pastor, y su adjunto José Ángel Regatero, la secretaria de comunicación del PSOE de Castilla-La Mancha, Esther Padilla, el secretario general del PSOE de Cuenca, José Luis Martínez Guijarro, la secretaria general del PSOE de Guadalajara y presidenta de la Diputación provincial, Mª Antonia Pérez León, el alcalde de Talavera de la Reina, José Francisco Rivas, y el alcalde de Alcázar de San Juan, José Fernando Sánchez Bódalo, el delegado de la Junta de Comunidades en Ciudad Real (y candidato del PSOE a la alcaldía), José Valverde, el diputado nacional Manuel Pérez Castell, el senador José Miguel Camacho, así como los diputados regionales, Ana Mª Garrido González, Felipe Rodríguez Aguilar, Nieves Arriero y Rosa Melchor.

Se comenta que los miembros de la Asociación de Periodistas de Toledo, con su presidente Ismael Barrios a la cabeza, están sorprendidos e incluso molestos al comprobar cómo el afamado y prestigioso profesional de la comunicación ha obviado a todos los informadores y medios que puntualmente sí se han hecho eco de la presencia de Emiliano García Page en la boda del Duque de Feria. Habrá que ver si se lo terminan perdonando.

Y más aún cuando de esta presencia se han hecho ecos no sólo medios Toledo sino también del resto de Castilla-La Mancha. Así ha sucedido con la Agencia EFE, periódicos de la región -como La Verdad de Albacete que dirige José Fidel López Zornoza -e incluso digitales de la región que le tienen como veterano profesional.

Lo que también es revelador -y abre un buen frente de dudas- es que «el contratado manchego» ha querido obviar hasta a su medio escrito de referencia, el periódico de Michel Méndez Pozo, La Tribuna de Castilla-La Mancha.

La cabecera de Toledo, dirigida por su buen amigo Guillermo Alonso, que además le tiene como habitual y fiel colaborador, sí ha situado a Emiliano García-Page en el lugar en el que le pudieron ver todos los ciudadanos que se acercaron al toledano Palacio de Tavera para conocer más de cerca a los invitados a la boda del duque de Feria.

A pesar de su afamado prestigio laboral, parece que en esta ocasión «el delegado especial para asuntos manchegos» no ha mostrado demasiado interés ni por tan siquiera leer a los medios con los que colabora.

Sopena tendrá un mar de dudas sobre su «empleado manchego». ¿Habrá sido un poco vaguete?, podría preguntarse. O, quizá, decidió pasar de todas las crónicas y de las informaciones que se habían publicado para contar su propia historia. La que le habría gustado que fuera pero no que no sucedió y, al mismo tiempo, darle pluralidad al medio en el que trabaja arremetiendo de manera excepcional contra un alcalde socialista.

 

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído