Atribuye a Oramas el cambio de táctica

La Provincia fulmina el pacto CC-PP

El rotativo habla de que el acuerdo entre Rivero y Soria estaba decrépito

La Provincia fulmina el pacto CC-PP
José Manuel Soria y Paulino Rivero.

El acuerdo alcanzado ayer por Paulino Rivero con Zapatero parece haber sido la gota que ha colmado el vaso de la paciencia del PP. Según publica hoy La Provincia, el pacto de Gobierno podría saltar por los aires. La única duda es cuándo, pero a tenor de la información del rotativo, parece que no tardará en producirse el acontecimiento.

Eso sí, al igual que a Canarias 7, a La Provincia le pone a cien que Rivero sea capaz de cargarse a su actual socio de Gobierno en las Islas, aunque, implícitamente, también habla de que la idea de pactar con el PSOE en Madrid no viene del propio presidente canario, sino de Ana Oramas quien, cual gallito del corral, le habría recordado a Rivero que él también hizo carrera en el Congreso con su política de acuerdos a izquierda y a derecha.

Dos días después de los furibundos ataques de toda la cúpula del PP, desplazada en masa al sur de Gran Canaria para exhibir músculo, contra la estrategia de CC de apoyar a Zapatero, los nacionalistas y el jefe del Ejecutivo regional, Paulino Rivero, contestaron a sus socios de gobierno en las Islas con uno de los pactos políticos más llamativos de los últimos tiempos y que ciertamente suponen, de desarrollarse en toda su extensión, hitos en los compromisos del Estado para el desarrollo del autogobierno en Canarias.

La nueva foto de Rivero con el presidente del Gobierno en la Moncloa podría interpretarse como el último peldaño de la escalera que CC y el PSOE están construyendo entre sí y, al mismo tiempo, el adiós definitivo a la ya decrépita alianza entre nacionalistas y populares.

Lejos queda aquella instantánea de hace más de tres años, en julio de 2007, de un Rivero sonriente junto a los no menos satisfechos Rajoy y Soria tras pactar un «gobierno de perdedores» que hicieron inútil la victoria de López Aguilar.

Desde entonces, el viraje de CC en Madrid ha sido directamente proporcional al hastío y el número de desencuentros producidos en el seno del Gobierno de Canarias con sus todavía socios y, obviamente, también al cambio de escenario en la política nacional y el giro de Zapatero en su política económica y social por la crisis y a la soledad a la que se enfrenta para poder acabar la legislatura.

El pacto firmado ayer tiene mucho que ver con todos esos imponderables, pero también con la decisión de CC de cambiar de estrategia tras comprobar hace algo más de un año que la de enfrentamiento que estaba practicando no la llevaba a ninguna parte.

De la enmienda a la totalidad con que contestó a las cuentas de 2008 y 2009, en las que hablaba de «expolio a Canarias», CC se dio cuenta de que la única forma de salvar su propia legislatura era pactar con el Estado. En el vértice del cambio está Ana Oramas. La portavoz de CC en el Congreso no estaba dispuesta a tirar a la basura sus años en Madrid jugando a ser oposición junto a la ocurrente Soraya Sáenz de Santamaría. Para ello tuvo que recordarle a Rivero que él hizo carrera en Madrid pactando con el PP o el PSOE.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído