José Segura (PSOE) es el diputado canario que menos trabaja en el Congreso

El escaño de las musarañas

El socialista, con dos iniciativas desde 2008, es la antítesis de Mariscal (PP), con 1.924

El escaño de las musarañas
José Segura Clavell o el arte de no disparar ni medio cartucho.

Los canarios deben conocer que los votos que van a parar a determinados representantes en el Congreso de los Diputados sirven para que el elegido en las urnas se toque, literalmente, las narices.

El campeón de la vagancia representa al PSOE por la provincia de Santa Cruz de Tenerife y lleva en la presente legislatura, es decir, desde 2008, sólo dos iniciativas presentadas. El señor diputado responde al nombre y apellidos de José Segura Clavell, un político tan locuaz y parlanchín en los medios informativos, pero poco eficiente y predispuesto en su escaño en la Carrera de San Jerónimo.

Y es que este parlamentario, de procedencia catalana, sólo parece tener ideas e iniciativas cuando nada a contracorriente, es decir, cuando el PSOE está en la oposición. Las actas de las sesiones están ahí para atestiguar como entre 1996 y 2004 el señor Segura era uno de los azotes del Ejecutivo aznarista. El tema de las infraestructuras, las conexiones de Iberia y la conectividad marítima eran preguntas casi irrenunciables en cualquier sesión plenaria o en comisión parlamentaria.

Desde luego, nadie lo niega, era su misión y hasta su obligación como representante elegido por los votantes. Es más, en los mentideros políticos, gracias a este fustigamiento al PP, al que fundía a preguntas y repreguntas, se llegó a sopesar su presencia en el primer gabinete ministerial de Zapatero.

El entonces candidato del PSOE había prometido que, en caso de ganar en las urnas, tendría un ministro canario. Al final, el elegido fue López Aguilar, pero dicen las malas lenguas que fueron compañeros del PSOE los que advirtieron a ZP que no escogiese a Segura, más que nada porque «era muy pesado y cansante». Leyenda o no, lo cierto es que, incluso, en esa legislatura lo tuvo alejado de Madrid con el puesto de delegado del Gobierno en Canarias.

LOS DATOS

La frialdad de los datos dice que José Segura, en lo que va de legislatura, en relación con todas las iniciativas presentadas por los diputados del Archipiélago canario, sólo ha registrado 2 de 3.100 totales, lo que representa el 0,06% del total de la actividad. Y estamos hablando de que el grupo de las Islas está compuesto por 15 parlamentarios.

La antítesis a Segura la conforma el conservador Guillermo Mariscal, con cerca de 2.000 iniciativas, 1.924, para ser exactos, un 62% del total. Es más, el PP suma en este período un total de 2.556 propuestas, el 82,45% de lo que han llevado los diputados canarios a la Cámara Baja. Eso demuestra que las palabras de la señora presidenta de Coalición Canaria, sobre la presunta vagancia de los conservadores isleños, no es más que una mentira para consumo local, para esos ciudadanos crédulos que no tienen tiempo (o medios) de acceder a los datos.

Por supuesto, el PP también tiene su particular cruz, pero con una salvedad. Se trata del diputado José María Ponce, de la circunscripción de Las Palmas. Sólo ha registrado dos iniciativas, aunque en su descargo también hay que subrayar que entró en el Congreso a finales de febrero del presente año, es decir, que le han bastado unos meses para igualar el número de propuestas que las sumadas por el socialista Segura.

El top tres de los más trabajadores está encabezado por Mariscal (PP), con 1.924 iniciativas; Mari Carmen Guerra (PP), con 400 y Ana Oramas (CC), con 191. Cierran el escalafón como los vagos redomados los señores Ponce (PP) y Segura (PSOE), con dos, aunque con el matiz de que el político conservador sólo lleva unos meses en el escaño, no casi tres años como el representante del PSOE y las cinco propuestas del socialista Ángel Víctor Torres.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído