Turismo sí, libre tránsito no

Rivero ‘no es tonto’

El presidente quiere tener un millón más de visitantes

Rivero 'no es tonto'
Paulino Rivero.

Paulino Rivero sería el perfecto comercial de una conocida gran superficie de electrónica y electrodomésticos. Como reza su eslogan, «Yo no soy tonto», el presidente del Gobierno canario propone el fin de semana una limitación a la libre circulación de ciudadanos «porque las Islas ya no dan más de si», pero en cambio sí que se acoge a las ubres del turismo. «¡Qué vengan más!», va diciendo por todas las ferias de turismo del mundo mundial.

Ahora, el consejero de Turismo ‘in pectore’ (cual Zapatero como ministro de Deportes) anuncia en la feria World Travel Market que el Gobierno de Canarias incentivará a las compañías aéreas que refuercen su presencia en el Archipiélago. La idea es sencilla, la de hacer del Archipiélago un rico panal de miel turística para que acudan a él más de un millón de visitantes.

Eso sí, la llegada de este maná de personas de otras nacionalidades (a las que quiere limitar la libre circulación) no saldrá gratis. Amén de las bonificaciones que ya paga el Estado con relación a las tasas aeroportuarias en las Islas, Rivero promete incentivos (no ha detallado cuántos ni cómo) a las aerolíneas que se impliquen en ese aumento de visitantes.

Las agraciadas en esa lotería de beneficios gubernamentales son compañías que ya operen y tengan su base en Canarias o bien las que decidan mantener una regularidad de frecuencias con los distintos aeródromos del Archipiélago. Las primeras en pasar la ronda de entrevistas serán Ryan Air, Easy Jet y Air Berlín, todas líneas de bajo coste.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído