Rosell planta cara a José Rodríguez

El chantaje frustrado de El Día

El editor pretendía amedrentar a la planta judicial para evitar sentencias en su contra

El chantaje frustrado de El Día
José Rodríguez Ramírez, editor de El Día.

La magistrada María Victoria Rosell, el oscuro objeto del deseo del editorialista-independentista José Rodríguez (El Día), reconoció a los micrófonos de Canarias Ahora Radio que el objetivo del dueño de este rotativo era desacreditarla por completo, de ahí que no se parase en barras a la hora de plantear una campaña desproporcionada en contra de la jueza.

Apunta Rosell que «el director del periódico El Día me quería desacreditar, quería presionarme para que no volviera, ni yo ni los siguientes jueces, a dictar una sentencia contraria, so pena de verse sometido al escarnio público».

El Consejo General del Poder Judicial  consideró que «los artículos y editoriales que han sido publicados en contra de la referida magistrada, más allá del legítimo ejercicio de la crítica de las resoluciones judiciales, pretenden atentar contra la independencia judicial, no se encuentran amparados por el derecho constitucional a la libertad de expresión, y por ello, objetivamente considerados pueden poner en peligro el valor constitucional de la independencia judicial».

Rosell afirmó que «se ha considerado subjetivamente que sólo por sentirse presionado y perturbado no basta, sino que, objetivamente, los ataques por lo continuado, por el cariz de los mismos, por tratarse de una parte procesal y de una reacción a una resolución que no le ha convenido a sus intereses, sí merecía esta declaración institucional que me parece de bastante importancia, porque realmente es muy inusual».

La magistrada aclaró que «ante las intromisiones en el honor o en nuestra vida privada no es frente a lo que el Consejo reacciona, sino si éstas tienen tal entidad y se hacen de tal manera que pueden llegar a perturbar el sentido de tus resoluciones».

La campaña contra Rosell empezó cuando la juez archivó una querella que el director que el periódico El Día interpuso contra la directora de La Provincia, Teresa Cárdenes, por un artículo en el que la periodista sacaba a la luz pública los desmanes de este editorialista con ínfulas independentistas selectivas.

La magistrada citó a Cárdenes a declarar como imputada, y tras escucharla y analizar las pruebas que le presentó, decidió archivar la causa condenando a las costas al querellante. A partir de ese momento, el editorialista desató su ira contra María Victoria Rosell, a la que llegó a insultar de manera grave e incluso a intrometerse en su vida privada.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído