El alcalde santacrucero racanea en iluminación navideña lo que sí gasta en grandes fastos

Las pocas luces de Zerolo

El regidor de CC reconoce que hace dos semanas no había dinero ni para media bombilla

Las pocas luces de Zerolo
Miguel Zerolo.

Miguel Zerolo se burla de la inteligencia de los ciudadanos. La crisis, argumento ideal para determinadas ocasiones, es la excusa para dejar Santa Cruz de Tenerife prácticamente sin iluminación navideña, salvo determinadas vías señeras del centro histórico. Eso sí, los euros que se le racanea a la Navidad capitalina sí que existen para otros gastos suntuarios del alcalde.

Cuenta La Opinión de Tenerife que sólo hay 160.000 euros (un 50% menos que en 2009, donde hubo 330.000) y encima desde Fiestas se responde casi con un chulesco que «al menos se ha conseguido algo, porque hace 15 días no se podía poner ni una bombilla». Lo curioso del caso es que hace unas fechas se dio carta de naturaleza a una deuda de 151.000 euros en gastos protocolarios y de representación

Lo que está claro es que alguien en el Consistorio chicharrero desconoce lo que es racionalizar adecuadamente el presupuesto. Valencia, una gran ciudad, sólo dispone de 90.000 euros para la iluminación navideña, un 40% menos que en 2009, y nadie ha puesto el grito en el cielo. Con paciencia, la corporación levantina va a mantener la misma infraestructura que las pasadas navidades porque, primero, tirarán de luces de bajo coste y luego se procederá a encenderla entre las seis de la tarde y las dos de la mañana.

También es verdad que el recorte sufrido en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife para el capítulo navideño, cifrado en 150.000 euros, puede venir motivado por otros aspectos. En 2009, el Consistorio manejo una cantidad de 330.000 euros, pero, curiosamente, tal y como desveló Canarias Ahora, Miguel Zerolo ha llevado un ritmo frenético de comidas, cuchipandas y saraos.

«Las facturas que entre abril y octubre de 2008 el alcalde firmó con cargo a los presupuestos municipales, facturas que vino a pagar el otro día gracias a un acuerdo plenario de reconocimiento extrajudicial de deuda, es decir, dineros con los que sobrepasó el presupuesto para estos fastos en 151.000 euros». La cifra, casualmente, es coincidente con esa reducción.

Además, el Consistorio miente a la hora de decir que este año no tiene dinero para iluminar los barrios. Zonas como Tomé Cano, La Salud, Las Delicias, Chamberí y así un largo etcétera suelen ser los grandes marginados que, en todo caso, se benefician de iniciativas privadas, pero no de la pasividad municipal. Y no hace falta irse tan lejos. Los comerciantes de la Rambla de Pulido se quejaron hace un año de la escasa iluminación y de que el Ayuntamiento no se esforzó en promocionar esta zona de cara a la campaña navideña.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído