El alcalde socialista de Valdepeñas alega argumentos absurdos para justificar su implicación en el escándalo

Valdepeñas vive una situación extrema por la corrupción municipal

Uno de los opositores estafados pone los puntos sobre las íes acerca la actuación de Jesús Martín (PSOE)

Valdepeñas vive una situación extrema por la corrupción municipal
Jesús Martín, alcalde de Valdepeñas

El Alcalde de Valdepeñas también se ha referido recientemente a las luces y sombras de su mandato. Sin duda este caso ha destapado una de sus sombras más oscuras, a la cual los Tribunales de Justicia se disponen ahora a dar luz

El escándalo generado en Valdepeñas por la querella contra el alcalde y varios de los concejales socialistas por presunta prevaricación al favorecer a Julián Vélez Rivas en el proceso de selección mediante concurso-oposición para cubrir una plaza de arqueólogo municipal, ha consternado a la población ciudadrealeña, que está viendo, una vez más, la arbitrariedad de su alcalde en asuntos públicos.

Del mismo modo, el presidente aristócrata Barreda pasa de largo de esta situación, claro ejemplo de la falta de libertades democráticas que sostiene Castilla-La Mancha. Si la región socialista es calificada como la comunidad española menos transparente en materia de contrataciones, el ejemplo de Valdepeñas ayuda a entender el pésimo puesto que C-LM ocupa en dicho ranking.

Luis Benítez de Lugo Enrich, doctor en Prehistoria, ha querido escribir una carta para explicar las razones por las que interpuso una querella para denunciar los hechos y para mostrar públicamente su enfado como aspirante que fue a este puesto de empleo. Según recoge crdiario, el denunciante ha respondido a las declaraciones del alcalde de Valdepeñas, Jesús Martín, y a cómo transcurrió realmente el proceso de la adjudicación de la plaza.

Benítez hace referencia a la relevancia que tuvo la publicación de la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJ) sobre la admisión de la querella por prevaricación que interpuso con motivo de la selección ilegal del arqueólogo municipal.

Con posterioridad, he tenido ocasión de escuchar al alcalde de Valdepeñas decir que va a defender el buen nombre del Ayuntamiento y de sus funcionarios para, a continuación, decir que él no estuvo en el tribunal, que asistíamos de nuevo a una especie de ataque político y que el que acusaba sin pruebas era una especie de Caín al que le iba a doler la cabeza, pues en realidad lo que pasaba es que le tenía envidia a él, que era muy querido y popular; y puesto que el Alcalde ha intentado centrar el foco de atención en mi persona con esta serie de despropósitos y argumentos bíblicos de ficción, con el objetivo claro de desviar la atención del contenido de la noticia, puedo revelar ahora algún dato más

Benítez asegura que no se dedica a la política, ni que su querella tiene que ver con las elecciones del año que viene, sino con el ritmo de trabajo de la Justicia.

Y desde luego, esa opinión pseudo-psicológica del Alcalde de que el problema de este caso es la envidia, y no la posible prevaricación, roza el ridículo y hacer reír

También advierte al alcalde de que para cometer un delito no hace falta estar en el lugar de los hechos, pues igualmente son autores del crimen quienes inducen a ejecutarlo, o los que cooperan en su ejecución, o los que se sirven de alguien como instrumento.

Intentar escurrir el bulto diciendo que él no participó en ese tribunal puede confundir a alguien poco informado, pero no a una Sala de Magistrados del Tribunal Superior de Justicia. Pero no sólo eso: Jesús Martín pretende pasar por alto que firmó unas bases por las cuales había de regirse la oposición; unas bases que los jueces ya habían declarado ilegales, pues estaban dirigidas a favorecer al protegido del Ayuntamiento: Julián Vélez Rivas. De ese modo él fue la Autoridad máxima, el responsable, de la reincidencia en la ilegalidad

También hemos oído un alegato del Alcalde a su presunción de su inocencia y a la de los demás querellados. Pues bien, he de decir que su presunción de inocencia está ya más que debilitada. No cabe ya alegar que no hay responsables de las tropelías condenadas en firme por el TSJ. En efecto, el Alto Tribunal ya ha declarado probado que Julián Vélez Rivas fue favorecido durante la oposición organizada por el Ayuntamiento de Valdepeñas (…). Es muy sospechoso que el Alcalde, en vez de mantenerse imparcial, insista en defender a toda costa el buen nombre de ciertas personas. ¿Y si resultasen culpables? El encubrimiento y la omisión del deber de impedir delitos también son en sí hechos delictivos.

Acerca de las críticas que ha recibido el Ayuntamiento por poner de presidente del tribunal a alguien de la máxima confianza del alcalde, el demandante deja clara la cercanía entre ambos.

El tribunal de oposición que materializó la ilegalidad en el caso del arqueólogo municipal no estuvo presidido por el Alcalde, sino por Felipe Rodríguez Aguilar. Esta persona no sólo es concejal de la confianza de Jesús Martín, sino también su Teniente Alcalde, diputado del PSOE por Valdepeñas y Presidente de la Comisión de Educación de las Cortes de Castilla-La Mancha. Pues resulta que ese político que se supone experto en Educación presidió un tribunal que en unos exámenes favoreció ilegalmente a Julián Vélez

Hay que recordar que Vélez, a pesar de habérsele retirado la condición de arqueólogo municipal por el TSJ, ha seguido dentro del Ayuntamiento sin mediar siquiera un concurso de méritos, sino gracias a la prepotente voluntad del Alcalde manifestada a través de un decretazo.

En un caso anterior, el TSJ también sentenció el 2 de marzo de 2006 que la actuación de un tribunal de selección presidido por el alcalde estuvo «contaminada». Fue así porque no sólo aprobaron a un opositor que no contestó al tema requerido, sino que además le dieron la plaza (funcionario Técnico de Administración General-TAG del Ayuntamiento de Valdepeñas). El TSJ exigió entonces nombrar a otro tribunal de selección no ligado al Ayuntamiento. El afortunado «casualmente» es hijo del Interventor municipal.

Cabe también señalar que durante el mandato de Jesús Martín se han colocado en el Ayuntamiento de Valdepeñas, además, el otro hijo del Interventor y la mujer del Secretario municipal, ahora imputado y que fue nombrado técnico miembro del tribunal de la oposición de TAG antes citada. Con ello el Alcalde podría haberse intentado asegurar el beneplácito a sus deseos de los dos supuestos guardianes del cumplimiento de la legalidad municipal

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído