El Cabildo cree que perjudica al turismo

Rebote por los vídeos del tranvía

Caza de brujas para identificar a quien filtró las imágenes a los medios de comunicación

Rebote por los vídeos del tranvía
Ricardo Melchior.

Enfado en las instituciones tinerfeñas, especialmente en el Cabildo y en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife. No ha gustado en absoluto que el famoso vídeo con las imágenes de los incidentes y peleas en el tranvía se haya difundido y, menos aún, que esta noticia se haya conocido a nivel nacional.

La idea de Ricardo Melchior de suspender el servicio nocturno durante las jornadas fuertes del Carnaval fue acompañada por la ‘iniciativa’ de alguien que pasó un corte muy significativo a los medios de comunicación y ahora el problema se ha agravado ante lo pavoroso de unos hechos que, aparte de ser conocidos, se habían escondido desde hacía más de tres años.

Ahora, cuando los vídeos han sido reproducidos con todo lujo de detalles en Televisión Española, Antena 3 o Telecinco, incluso en programas que nada tienen que ver con la información generalista, el miedo se ha apoderado de unas autoridades que ven peligrar la llegada de turistas.

Sólo hay que ver determinados foros de internet para comprobar que el asunto está completamente descontrolado y que, si se compara con lo que en años anteriores ha sucedido en determinadas líneas de guaguas, se ha visto que la intención del Cabildo era preservar el tranvía. La seguridad de los usuarios, lamentablemente, ha sido secundaria.

Incluso, ha habido reproches entre las autoridades locales y la Subdelegación del Gobierno. Cabildo y Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife reclaman la presencia de la Policía Nacional y el órgano gubernamental precisa que la empresa, Metropolitano de Tenerife, con parte de capital privado, tiene que ser la que invierta en seguridad, que los agentes no están para esos servicios rutinarios, tal y como se puede comprobar en los metros de Madrid, Valencia, Bilbao o Barcelona.

Lo peor es que se ha llegado a acusar al sector del taxi, uno de los más perjudicados por la entrada en funcionamiento del tranvía, de la difusión de las imágenes. Pero nada más lejos de la realidad. Lo que se puede visionar pertenece a las grabaciones internas del propio Metropolitano, por tanto controladas por la empresa.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído