Opinión / Pasajes

Fuchinga news

Fuchinga fue una palabra inventada por Sánchez Polak, Tip, hace una barbaridad de años. Y el otro día me vino a la cabeza de repente, mientras estaba… Estaba. Y ya pasamos a las noticias.

1.- Cirugía estática, o de la otra: “Sara Carbonero se aumenta las tetas”. Esto ha titulado un medio descarado y sicalíptico, de los que sobran en España. Fuchinga news prefiere el siguiente titular: “Sara Carbonero se remodela al alza sus glándulas mamarias”. Menuda diferencia, ¿verdad?Resulta que, como la popular periodista bajó seis kilos por centímetro cuadrado en el pasado Mundial de fútbol, cosas de Casillas seguramente, que no le daba más que disgustos, o gustos, vaya usted a saber, pues al perder peso se le desplomaron ligeramente las glándulas mencionadas. Algo que le puede pasar a cualquiera… A cualquiera que tenga glándulas mamarias abatibles, claro está.

Ya ha pasado por el quirófano la Sara, donde “la operó el mejor cirujano de mamas”, que se llama Antonio P. ¿Cómo se sabe quién es el mejor cirujano de mamas…? ¿Hay una clasificación general, como en la liga de fútbol…? Es más, si voy al Seguro y les pido que quiero que me opere la fuchinga el mejor cirujano de fuchingas: ¿Ustedes creen que me harán caso; o me mandarán a la mierda directamente? Pues eso, que el mundo está muy mal repartido.

Según la revista Diez Canutos, perdón, Diez Minutos: “Sara ha optado por dos discretos implantes de 250 gramos cada uno, dándole al pecho un aspecto muy natural”. Natural de Sierra Morena precisamente. Según la misma revista, doña Sara “deberá llevar durante varios días un vendaje compresor”. Que debe ser esto para que no se le desmanden sus nuevas tetas, perdón, sus nuevas glándulas mamarias, y le salten un ojo a cualquiera. Preguntado por esta cosa el compañero sentimental –como se denomina ahora al arrejunte– de doña Carbonero, Iker Casillas, ha dicho: “El fútbol es así”. Y no le falta razón.

2.- Ciencia infusa. Científicos chinos, naturales de China precisamente, han “logrado almacenar nada más y nada menos que 90Gb en una bacteria”. Que debe ser la bacteria más lista de la galaxia, claro está. ¡Consio con la bacteria! Una mierda de bacteria, y resulta que tiene tantos Gb como mi disco duro. Y muchos más que mi fuchinga. La bacteria se encuentra bien, según ha dicho ella misma. Si acaso nota algún que otro dolor de cabeza, cuando arranca Windows. Pero no se puede tener todo en la viña del Señor. Vamos, digo yo.

3.- La señora doña Sheila Vogel, de 82 añitos de edad, inglesa ella, ha manifestado que: “Estoy orgullosa de ser prostituta. Me encanta el sexo y me encanta lo que hago. ¿Por qué parar?”. Pues claro, mi niña. ¡A probar fuchingas, que son dos días! Todos sabemos que una fuchinga al día es un manantial de energía. Y como doña Sheila se hace cuatro de media al día, pues está muy enérgica. Su yerno, que es muy soso, ha dicho que doña Sheila es una: “vieja verde arrugada”. ¡Qué barbaridad! Qué falta de idiosincrasia la de este yerno. No sé dónde iremos a parar, con tanto desenfreno.

4.- Como la Junta de Andalucía, socialista ella, no se ha salido con la suya de enchufar como funcionarios a todos los enchufados del partido que ha metido en sus muchos años de desgobierno, que son multitud, más que nada porque los funcionarios que se sacaron su
oposición a costa de sudores se lo han impedido, ahora castiga a tales funcionarios desobedientes y protestones por el sutil método de revisar “cada mañana si todos están en su puesto” de trabajo. ¡Toma ya!

–Voy a pasar lista, y al que no esté en su puesto de trabajo, lo fusilo. Perdón, he querido decir que le corto su fuchinga. ¿Estamos? Bueno, pues vamos a ver: ¿Pepito Chávez Morales…? ¿No está…?
–Fue a mear, camarada. Digo fue a miccionar, excelencia.

5.- Ha salido el nuevo calendario Pirelli, con fotos de casi todas las mejores modelos del mundo en bolas. O en pelota picada, a elegir. Están pero que muy bien las muchachas. Ah, y también sale un muchacho en bolas, que es el compañero sentimental del fotógrafo. Aunque sale en bolas y de frente, al muchacho no se le ve la fuchinga, motivo por el que Pedro Zerolo ha protestado a la ONU.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído