En el barrio de Navia

Caballero cuelga carteles contra la Xunta

Pretende 'humanizar' y "pasarle la factura" a Feijoo

Caballero cuelga carteles contra la Xunta
Abel Caballero.

Retoma los enfrentamientos con la Xunta de Galicia, patentes en episodios como la negociación de las rutas aéreas o la fusión de las cajas

Cuando todos piensan que Abel Caballero ya ha agotado las vías para llamar la atención, al socialista siempre se le ocurre alguna nueva manera de montar el espectáculo.

En esta ocasión ha decidido retomar los enfrentamientos con la Xunta de Galicia, patentes en episodios como la negociación de las rutas aéreas o la fusión de las cajas, colocando carteles contra ella en un barrio de Vigo.

En ellos, escritos con letras blancas bajo un fondo rojo socialista, puede leerse: «A Xunta de Galicia abandonou Navia», y un mensaje en el que se explica que la Alcaldía humanizará (una palabra que gusta mucho a Caballero) este espacio para después «pasarle la factura» al gobierno gallego.

El diario ‘La Voz de Galicia’ ha tomado una actitud claramente crítica contra esta ‘rabieta’ del regidor vigués, asegurando tener claro que «los enfrentamientos con la Xunta le dan rentabilidad electoral» y ofreciendo la siguiente interpretación:

«Un alcalde que planta cara a la Xunta cuando margina a la ciudad de Vigo. Esta es la imagen que Abel Caballero pretende trasladar a los vigueses con sus sucesivos enfrentamientos con el Gobierno gallego desde que el PP ganó las elecciones en el 2009. Otra lectura sería la de un alcalde incapaz de llegar a acuerdos que genera constantes choques con otras Administraciones».

Ya en el apartado de opinión, en un artículo bajo el título «El triunfo de la demagogia», firmado por D. Pérez, este diario tira de una frase de Abraham Lincoln para definir la política de Caballero: «La demagogia es la capacidad de vestir las ideas menores con las palabras mayores»

«Utilizar el escudo institucional del Concello de Vigo para costear la propaganda partidaria y electoralista es, sencillamente, insultar al conjunto de los ciudadanos. Y cabe apuntar que la gran mayoría no votaron a un alcalde que gobierna en coalición. Quien se vale de un símbolo que representa a todos para montar la pancarta y apelar a los instintos más bajos no le hace ningún favor a la democracia. Revela que le faltan ideas. O peor aún, que solo sabe agarrarse a una maquiavélica: el fin justifica los medios. Para así mantenerse en el cargo»

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído