'Vive de impuestos revolucionarios porque todos le tienen miedo'

Lendoiro posa el dedo acusador contra Santiago Rey

"Si tuviera tanto poder yo estaría muerto al amanecer"

Lendoiro posa el dedo acusador contra Santiago Rey
Augusto César Lendoiro.

"Por un lado, ‘págame para que hable bien de ti, o de lo contrario trataré de hundirte', y por el otro ‘si ayudas al Deportivo, también trataré de hundirte'"

El presidente del Deportivo de La Coruña, Augusto César Lendoiro, ha decidido destapar la caja de los truenos y cargar de forma clara y directa contra el editor de ‘La Voz de Galicia’, Santiago Rey, al que acusa, con unas palabras cargadas de rabia y de dureza, de ejercer una persecución directa contra su equipo y su persona.

Así, en una entrevista en ‘Depor Sport’, posa el dedo acusador sobre un personaje del que lleva «harto» mucho tiempo y «que se esconde en el anonimato» bajo «periodistas que tienen las manos blanditas».

Lendoiro critica que el dueño del diario más vendido de la Comunidad «vive, ha vivido y, por desgracia, vivirá de los impuestos revolucionarios» porque «todos los políticos le tienen miedo» y «claudican ante su imperio».

«Galicia en parte, y la ciudad y la provincia de La Coruña en gran parte, están dominadas por el miedo que le tienen a Santiago Rey, que es un tipo de lo más mediocre»

Un miedo del que, según este presidente , Rey se aprovecha para llevar a cabo una persecución con la que «hundir al Deportivo hasta que desaparezca», «presionando y atacando a las empresas» que quieren ayudar al Club:

«Es el otro impuesto revolucionario de ‘La Voz’. Por un lado, ‘págame para que hable bien de ti, o de lo contrario trataré de hundirte’, y por el otro ‘si ayudas al Deportivo, también trataré de hundirte'»

El líder deportivista señala que este temor está sobredimensionado, ya que aunque el editor «tiene mucho poder» tiene «mucho menos» del que cree que tiene, y fundamenta esta afirmación en una grave acusación:

«De ser así una persona como yo, de una familia muy digna pero normalita, ahora mismo no sólo no estaría en el organigrama del Deportivo, sino que estaría muerto al amanecer en María Pita. Si tuviese la mitad de la mitad de la mitad de la fuerza que dicen, yo no existiría ni siquiera físicamente.»

El presidente del Deportivo critica que ‘La Voz’ hable «de un rescate público» del fútbol, cuando es, según él, ese diario el que «ha tenido, tiene, y por desgracia seguirá teniendo un rescate histórico por el método del tirón» y que «vive del dinero público» mientras trata de hundir económicamente a un equipo «que no recibe ni un duro del Ayuntamiento, ni de la Diputación, ni de la Xunta de Galicia»:

«La Voz’ ha intentado que los bancos no nos concedan ningún crédito, ni nos faciliten ninguna línea de descuento mayor, así como que las empresas no apoyen en nada al club salvo que quieran correr el riesgo de ataques brutales. Todo ello para machacarme a mí, a esta persona, y a este club, sin darse cuenta que machacarían 200, 300 o 400 puestos de trabajo».

En una reflexión sobre los motivos que han llevado a Santiago Rey a orquestar esa ‘persución’ contra el Deportivo, Lendoiro apunta a una cuestión política: su rivalidad con el antiguo alcalde de La Coruña, Paco Vázquez, que fue «superapoyado» por este diario y su editor, que son una «veleta política»:

«Santiago Rey fue franquista con Franco, centrista con Suárez, socialista con Paco Vázquez, y hoy es lo que es. Era, por ejemplo, el que organizaba fiestas de la familia Franco en el verano coruñés Ningún partido político le ha dicho a ‘La Voz’ «basta ya, vamos a ayudar al Deportivo porque es La Coruña andando, compitiendo y ganando».

A pesar de este ‘acoso y derribo’ de ‘La Voz de Galicia’ con el Deportivo de La Coruña, éste sigue manteniendo «su gran nombre»:

«A La Coruña se le conoce por el Deportivo. La diferencia con ‘La Voz de Galicia’ es de mil a uno. A ‘La Voz‘ en España no la conoce ni el gato, pero al Deportivo lo conoce todo el mundo»
Por ello, sigue siendo «el último superviviente» de ‘La Voz’:

«Llegó un momento en que el Deportivo era lo único que les faltaba por conseguir en La Coruña. Tenían la Universidad, el Ayuntamiento, la Asociación de Empresarios y la Caixa Galicia, pero no el Deportivo. Pero cuidado, que quizás el Deportivo sea el bastión de libertad más importante que mantiene la ciudad de La Coruña. Acabado el Deportivo, nos quedábamos sin la otra voz, pero el Deportivo aguantó».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído