El alcalde socialista de Las Palmas de Gran Canaria desinforma a la oposición y a los vecinos

Nueva manipulación presupuestaria de Saavedra

Los cuatro años de mandato se han caracterizado por presentar fuera de plazo las partidas económicas

Nueva manipulación presupuestaria de Saavedra
Jerónimo Saavedra. EP

Nuevo oscurantismo del Gobierno de Jerónimo Saavedra. El 10 de enero, sin el tiempo suficiente desde su comunicación por parte del Grupo Socialista, se celebraron Juntas con carácter extraordinario de los diferentes distritos de Las Palmas de Gran Canaria con el objetivo de aprobar el Proyecto de Presupuestos Municipales de 2011 elaborado por el PSOE.

Las prisas del grupo de Gobierno motivaron que no hubiese tiempo suficiente para estudiar ese Proyecto de Presupuestos. Para más inri, los socialistas no proporcionaron a los vocales del principal partido de la oposición, el PP, ningún tipo de información escrita, verbal o digitalizada sobre esa propuesta. Por lo tanto, ¿cómo analizar lo que hay que votar en apenas unas horas?

Esto refleja la poca transparencia, el oscurantismo y el poco gusto por la participación de Saavedra, tanto en la elaboración de los presupuestos como en el debate de los mismos. De esta manera el PSOE evita que ni los vecinos, ni la oposición ni, sobre todo, las Juntas de Distrito puedan desempeñar de la manera más constructiva su labor municipal.

El Proyecto de Presupuestos de 2011 que pretende aprobar el PSOE, obtuvo el visto bueno la semana pasada por dicho grupo político en la Junta de Gobierno Municipal, sin contener la plantilla el presupuesto del órgano especial de limpieza, por lo que se trata de un documento incompleto. Aun así, al final se acabó dando luz verde a la plantilla y la tabla de ingresos y gastos de dicho órgano por su Consejo de Administración, por lo que sigue sin aparecer en el Proyecto de presupuestos 2011.

SIEMPRE A DESTIEMPO

Año tras año, el presente Gobierno Municipal no ha cumplido ni en tiempo ni en forma con la presentación del documento municipal más importante del año. Este año, vuelve a ser más de lo mismo, ya que no es normal que casi a mediados de enero de 2011 se pretenda aprobar un Proyecto de Presupuestos. Hacerlo en estas fechas significa que, mientras va a Pleno, se abre un turno de alegaciones y de presentación de enmiendas, posiblemente, no se apruebe hasta un mes antes de las elecciones municipales, por lo que la pregunta es obvia, ¿cuál será la vida útil de estos presupuestos anuales aprobados a dos meses de alcanzar la mitad del año?

Los retrasos y las prisas de última hora para aprobar este documento ha sido la norma habitual del PSOE en el presente mandato. No hay que olvidar que los presupuestos municipales de los tres años anteriores tenían el consentimiento y la aprobación de Nardy Barrios (Compromiso), por lo que ambas formaciones políticas son responsables de los errores que se han cometido en los años anteriores del presente mandato en cuanto a los presupuestos municipales.

Saavedra prometió en su campaña electoral pasada unos Presupuestos municipales participativos. Pues bien, ni los vecinos, ni la oposición, ni las Juntas de Distrito y ni el Consejo Social de la ciudad han participado en la elaboración y en el debate de los mismos.

El alcalde subió desorbitadamente a toda la ciudadanía del municipio los impuestos bajo la argumentación de que de esta manera aumentaría la calidad de los servicios esenciales municipales. Hoy por hoy, se puede ver en qué condiciones se encuentra Las Palmas de Gran Canaria.

Pero es que lo peor de todo, es que Saavedra prometió la devolución de una parte de estos impuestos a la ciudadanía más desfavorecida a nivel económico, a desempleados y a jubilados, vendiendo unas cortinas de humo, ya que no se ha cumplido y, de hecho, el mismo Proyecto de Presupuestos no contemplan esta iniciativa.
 
Por tanto, llega otro ejercicio en donde Saavedra no cumple con lo que firmó por los barrios de la ciudad. Entre otras cosas: nada de los 400 mil árboles que prometió, nada de los 200 nuevos policías locales (sólo se amortizan plazas) prometidos, nada de las 4.000 viviendas anunciadas, ni la guagua express y ni las conclusiones del PROA 2020 que tanto dinero público ha costado al Consistorio Capitalino.

Un nuevo año en donde se siguen disminuyendo las subvenciones culturales, sociales y deportivas. Un nuevo año en donde vuelve a bajar la aportación municipal a las políticas activas de empleo y en ayudas para alquiler, y finalmente, un nuevo año en donde la seguridad municipal de las personas no es ninguna prioridad para Saavedra.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído