Derroche en móviles, recorte en papel

Ahorros peculiares en la Cámara

La Mesa del Parlamento aprobó un gasto cercano al medio millón en la telefonía móvil

Ahorros peculiares en la Cámara
Antonio Castro Cordobez.

El Parlamento de Canarias, ese mismo que hace un par de años optó por por aprobar la friolera de 450.000 euros en telefonía móvil hasta finales de la legislatura, se preocupa ahora por el excesivo gasto en papel y esgrime el argumento de que hay que empezar a recortar ese gasto aplicando una serie de parámetros.

La Mesa del Parlamento de Canarias dio su visto bueno a las medidas para la optimización del uso del papel como soporte del trabajo administrativo de la Cámara y para la simplificación de la tramitación de determinados asuntos parlamentarios entre los que se incluye la gestión periódica del consumo de papel mediante un seguimiento de las compras de papel y del pago por su uso.

Eso sí, lo que se ahorre en el gasto innecesario de folios se va a ir en, curiosamente, acciones formativas específicas para el personal del Parlamento y los diputados al objeto de instruirles sobre el uso de la intranet y el acceso a la información que se brinda a través de dicha herramienta. No parece que el presidente del hemiciclo, Antono Castro Cordobez, vaya a hacer horas extras ejerciendo de experto ahorrador.

Lo paradójico del caso es que en 2009 la Cámara procedió a dar carta de naturaleza a un gasto en telefonía móvil que ascendía a cerca de medio millón de euros hasta el final de la legislatura. Sobre el papel, contando con la presencia de los 60 diputados que conforman el Parlamento de Canarias, cada político habría tenido la posibilidad de cargar a las cuentas públicas la nada despreciable cantidad de 7.500 euros en 24 meses a base de llamadas, mensajes, navegar por internet, etcétera. 

Se ve que determinados diputados están enganchados todo el día al teléfono y no hay curso de reciclaje posible para instruirles en prácticas ahorrativas de comunicación. En cambio, Castro Cordobez está preocupado por fomentar la compra de papel reciclado, tanto el utilizado por la administración parlamentaria, como del que es usado por los grupos parlamentarios, al menos para su utilización en trabajos complementarios o auxiliares.

Para ello se limita el papel no reciclado a supuestos «excepcionales», especialmente, al ámbito de las relaciones institucionales y protocolarias de la Cámara o cuando las características propias de dicho papel no ofrezca el resultado pretendido en cuanto a su acabado final.

A esto se suma el fomento del reciclaje del papel utilizado, así como, «en la medida de lo posible» la reutilización del papel desechado y utilizado sólo por una de sus caras. La Cámara también ha acordado la impresión a doble cara y, en los casos en que sea posible, de la impresión en formato de libro –4 páginas en una sola hoja–. Se aclara que se propicia la instalación y utilización en los equipos de impresión del software adecuado para impresión en estos formatos.

En esta línea, se invita a la reducción «al máximo» la impresión a color, especialmente en aquellos documentos muy extensos (dosieres de prensa), por el alto coste que ello supone.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído