El Granada pesca en río revuelto

Miedo a la victoria (2-2)

El Tenerife cierra con 17 puntos y la estadística le pondría prácticamente en Segunda División B

Miedo a la victoria (2-2)
Julio Álvarez.

Nuevo desastre del CD Tenerife. Ni la llegada de Antonio Tapia, aunque es verdad que tampoco tiene culpa de nada porque llevaba entrenamiento y medio con el equipo, ha servido de revulsivo para sumar de a tres. Empate, tercero consecutivo, esta vez ante el Granada y la situación que se pone ya de color morado oscuro, tirando a negro pozo…de Segunda B.

El encuentro, disputado en un lluvioso Heliodoro Rodríguez López y ante 11.000 valientes, no comenzó con buenas noticias para el Tenerife. Antes del primer cuarto de hora, Dani Benítez ponía por delante a los andaluces. Los nervios pudieron haber aflorado, pero en diez minutos de inspiración local, Antonio Hidalgo (21′) y Julio Álvarez (31′) voltearon el marcador, amén de la expulsión de Orellana por una tontería.

Con 2-1 y 45 minutos por delante, los seguidores se aprestaban a contemplar un segundo tiempo más tranquilo, pero el Granada demostró las credenciales por las que está en zona de play-off de ascenso a Primera. Poco a poco fue achantando a los locales y Carlos Calvo, en un error de la zaga blanquiazul, estableció la igualada.

Los minutos finales fueron una lotería. El Granada, con inferioridad numérica, pudo hacer daño a la contra y los delanteros del Tenerife no dieron una ante la meta visitante. Al final, reparto de puntos y preocupación en un cuadro canario que, con 17 créditos en 21 partidos, no ve nada clara la salvación. Y existen muchos precedentes.

PRECEDENTES

De hecho, desde que está instaurada la Liga de Segunda División con 22 equipos, temporada 1997/1998, sólo se han salvado de la quema al final de la campaña dos equipos que en el meridiano del torneo, es decir jornada 21, contaban con menos puntos que los que contabiliza el Tenerife ahora mismo.

Hay que remontarse a ese primer año experimental de 42 jornadas para ver como el Logroñés, con 15 puntos, acabó salvándose en la recta final. Después, en el curso 2001-2002 se salvó el Polideportivo Ejido que sólo había sumado 14 puntos. De resto, la salvación siempre ha estado como mínimo en los 18 puntos, pero hay precedentes muy peligrosos y que hablan de que escuadras que alcanzaron los 23 puntos al término de la primera vuelta, siempre en posición de descenso, claro, acabaron yéndose a la Segunda B: Compostela (2000-2001), Ferrol (2002-2003) y Cádiz (2009-2010).

Hay dos temporadas en las que acabar la mitad de la competición en la zona de descenso no significó al 75% que se acabase bajando al purgatorio de la división de bronce. En la 1999-2000, Elche, Leganés y Recreativo salvaron el pellejo, cierto también que los onubenses lo hicieron por la desaparición administrativa del Mérida. Y en la 2003-2004 lograron eludir el fantasma de la Segunda B el Poli Ejido, el CD Tenerife, que por aquel entonces había contabilizado 20 créditos, y el Málaga B.

Por contra, el último curso, 2009-2010, dictaminó que todos los que terminaron en descenso la primera vuelta acabaron en esa circunstancia en la jornada 42. A saber; Cádiz, Murcia, Real Unión y Castellón.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído