Opinión / Paseando por el infinito

El consumo es lo primero

El consumo es lo primero
La clave está en reactivar el consumo.

Antes que crear empleo, habría que crear consumo. La razón es evidente: si las empresas, las fábricas, los concesionarios de coches, las tiendas, las grandes superficies no tienen más ventas difícilmente crearán empleo: Si tengo diez clientes -los que ahora están en disposición de comprar- y la demanda sube a 20, me veré obligado a contratar más personal, en caso contrario, seguiremos estancados, porque la economía no se moverá.

En ese sentido, la cosa está difícil, porque los socialistas que están en el poder no han hecho otra cosa que empobrecerlo todo, incluso los sueldos, en aras de una mayor competitividad. Claro, que si no vendemos…

Por otro lado, toda esta tontería de quién será el candidato socialista no es sino una cortina de humo más, porque hoy en día en su sano juicio, quién optaría por esa posibilidad política. Aquí quien ha hecho las cosas mal y que a la vez ha permitido la situación que vivimos no es Zapatero, es todo el PSOE, que el apoyado sin fisuras, y de los aliados que se ha encontrado en el camino, PNV, CiU y CC.

Si un partido, con su líder a la cabeza, se dedica a hacer leyes contrarias a los intereses de la mayoría de los ciudadanos, aunque sea por el bien el país, difícilmente verá refrendado en las urnas un respaldo de los votantes, salvo que sean socialistas o vivan del Estado que ellos han ‘creado’.

Por ello, que el candidato sea ZP, Rubalcaba o cualquier otro no tiene la menor importancia, porque ellos mismos se han borrado de la lucha por el poder. El PP tampoco es que salga muy bien parado, ha apoyado la mayoría de las leyes regresivas (votando a favor o con la abstención) y la última ha sido la célebre ley Sinde, pero en el espectro político español no hay mucho más donde elegir, porque el resto de las fuerzas son residuales o sólo se presentan en sus comunidades de origen.

Los cinco millones de parados son un argumento muy fuerte, pero en este asunto los únicos responsables no son los socialistas. Banqueros, multinacionales y empresarios tienen que ver mucho en todo esto, aunque todos estos últimos obligados por la inexorable ley del mercado, de la oferta y la demanda. Vamos, que el estado actual de España no se arregla sólo con política, hace falta ayuda de mucha gente, incluida Europa, esa sociedad que mira por encima del hombro a los países periféricos, su gran mercado que se encuentra en un nivel de vida muy inferior. Es como jugar al póker con las cartas marcadas. Y encima nos tocan las peores.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído