Saavedra critica la confección sectaria y las listas negras del candidato a presidente regional

Una corriente socialista aboga por el relevo de José Miguel Pérez

El alcalde de Las Palmas de Gran Canaria califica de terremoto lo acontecido en el PSOE de Tenerife

Una corriente socialista aboga por el relevo de José Miguel Pérez
José Miguel Pérez, en el acto socialista celebrado en Zaragoza.

Bajan revueltas las aguas en el seno del PSOE canario. A día de hoy, la candidatura de José Miguel Pérez a la Presidencia del Gobierno regional no está nada consolidada. Los acontecimientos acaecidos en los últimos meses, con la erradicación de las agrupaciones insular y capitalina en Tenerife y la salida en masa de varios representantes carismáticos de la formación, Ignacio Viciana, José Manuel Corrales o Santiago Pérez, están generando dudas en otros militantes de peso del socialismo de las Islas que verían con buenos ojos la llegada de un líder que tendiese puentes entre dos sectores que ahora parecen antagónicos e irreconciliables.

Lo cierto es que en el PSOE se está generando una tendencia o una corriente, liderada por militantes como el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Jerónimo Saavedra, que estarían por la labor de que fuese otra persona la que ocupase el cargo de aspirante a presidente del Ejecutivo autonómico. Ven con auténtico pavor que las disensiones creadas en el partido pueden dar al traste con los resultados conseguidos en 2011, 26 escaños.

El propio Saavedra subrayaba hace unos días que cuando fue secretario general de los socialistas canarios nunca confeccionó «listas negras» ni dejó de «incorporar a personas que no compartían sus planteamientos tácticos», algo que, según dijo, ha sido la cultura del partido, que confió en que «se mantenga y fortalezca».

Evidentemente, el edil de Las Palmas de Gran Canaria es consciente de lo que está pasando y trata de minimizar los daños que está provocando la escisión del PSOE tinerfeño, calificada por Saavedra como de «verdadero terremoto». Habrá que ver en qué acaba todo este enredo, pero a José Miguel Pérez le están amargando la existencia y será complicado que convenza al electorado de que tiene un proyecto de cohesión para Canarias si tan siquiera es capaz de poner orden en su propia casa.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído