28.000 € en una asesoría estéril

Los derroches de Saavedra

La Concejalía de Participación Ciudadana, un ente sin contenido ni actividad

Los derroches de Saavedra
Jerónimo Saavedra.

Jerónimo Saavedra sigue derrochando los dineros públicos cuando su propio Grupo de Gobierno Municipal y el mismo, proclaman a los cuatro vientos que practican una política económica municipal de austeridad y ahorro, utilizando esta argumentación ante la mayor subida de impuestos municipales a toda la ciudadanía de Las Palmas de Gran Canaria.

Se trata de un nuevo despilfarro significativo, 28.000 euros en 14 meses para una asesoría de la Concejalía de Participación Ciudadana que apenas cumple sus objetivos principales, salvo algún que otro congreso insulso que sólo sirve para inflar innecesariamente el presupuesto del Consistorio

Una concejalía, dicho sea de paso, cuyos consejos sociales apenas dan voz y voto a los colectivos vecinales que acuden a los mismos. Unos Consejos de participación Ciudadana que no trasladan sus propuestas a las correspondientes Juntas de Distrito, y en donde la gran mayoría de los colectivos que acuden a los mismos, son del mismo color político que el Grupo de Gobierno, así pues, poco se puede debatir en los mismos.

Saavedra ignora conscientemente las prioridades que tiene la ciudad como la de sus vecinos. El empleo, cuya tasa de desempleo es la mayor de todo el archipiélago canario, la seguridad municipal en donde tiene bloqueada la plantilla de policías locales, incumpliendo con su programa electoral con el cual se presentó en las pasadas elecciones de crear durante todo el mandato 200 nuevas plazas de policías locales, y la limpieza que brilla por su ausencia en toda la ciudad.

Bien haría Saavedra en no vender falsas cortinas de humo, ya que realmente no hay ni tiene intenciones de austeridad o de ahorro. Los vecinos de Las Palmas de Gran Canaria sufren la mayor subida de impuestos en comparación a cualquier capital de provincia de España. No hay intenciones de reducir los gastos superfluos del Ayuntamiento, y mucho menos los caprichos personales de un alcalde que únicamente está pensado en su renovación en el sillón de la Alcaldía, en lugar de trabajar por la ciudad y por sus habitantes.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído