El Día reclama la 'guillotina'

A la independencia por Versalles

José Rodríguez tira del insulto contra quien no le concede la secesión

A la independencia por Versalles
José Rodríguez Ramírez, editor de El Día.

El editor-director de El Día vuelve a perder los papeles de manera flagrante. No sólo confunde los tiempos y las formas, sino que ya se lanza a insultar a quienes no le bailan el agua. José Rodríguez intenta poner orden en la casa de todos, es decir, en Canarias, pero obvia de una manera larvada el conflicto laboral que tiene en su propio dominio. Despidos en la televisión, en la radio y con una bomba de relojería dentro de la redacción del periódico. Pero todo se soluciona con la independencia, cómo no podía ser de otra manera viniendo los argumentos de tan pintoresco personaje.

Sí hay que reconocer, dicho sea con toda la ironía y sarcasmo posible, que el señor Rodríguez es al menos docto en Historia puesto que cada vez que justifica la petición del secesionismo de España por parte de las Islas ilustra a sus lectores con antecedentes perfectamente datados. Esta vez, nos lleva a la época de Robespierre y María Antonieta para llegar a los conflictos de Egipto, Túnez y Libia:

No estamos en el Versalles de 1789, pero la situación es parecida. ¿Guillotina, dónde estás? Y hablamos de guillotinar no físicamente, pues eso ya no se estila y nosotros somos luchadores pacíficos, sino políticamente. Hay que cortar políticamente muchas cabezas. Hay que jubilar a muchos mandatarios que no sirven para nada porque, al no pedir la libertad de su tierra, perpetúan las colas del hambre, la miseria, el desencanto, la emigración de la juventud, la ruina de las empresas, la existencia de 300.000 parados -¡300.000, don Paulino!-, la creciente delincuencia y un sinfín de males que no padeceríamos si fuésemos libres y dueños de nuestro futuro. Y acabamos: piense, don Paulino, lo que se dirá de usted en el futuro si permite que el pueblo canario siga pasando hambre. Eso si antes no se le echa la gente a la calle, como está ocurriendo en los países musulmanes.

El editorialista de El Día le ruega literalmente a Paulino Rivero que «pida ya la independencia, don Paulino. O por lo menos exija que se inicien de inmediato las conversaciones para el traspaso de poderes. ¿No le da vergüenza que 60.000 canarios estén comiendo de la caridad, cuando estas Islas podrían ser riquísimas por sus recursos y su situación? Canarias podría ser un país tan próspero como los dragones asiáticos si fuésemos dueños de nuestras riquezas; si la Agencia Tributaria española no nos siguiera expoliando con una inhumana excavadora fiscal que arruina a empresarios y acaba con las posibilidades de esta tierra».

¿Por qué tenemos que compartir los canarios el desastre español sin ser españoles? ¿Por qué tenemos que estar sujetos a los gobernantes -que son malos gobernantes- de la nación que nos esclaviza. Por si fuera poca desgracia la que tenemos, en las Islas, también hemos de aguantar a los esbirros políticos de los dirigentes peninsulares; es decir, a los nacionalistas -ya que la quícara (Ana Oramas) y el aguamangante (José Luis Perestelo) están al servicio de Zapatero, de los socialistas y de Las Palmas-, a los populares y a los socialistas. Hasta los nacionalistas nos han salido ranas.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído