Educación 'no quiere' suspensos

Aprobados por ‘decreto’

El sindicato ANPE denuncia las presiones burocráticas sobre el profesorado

Aprobados por 'decreto'
Milagros Luis Brito.

Canarias, esto no es nuevo, salió pisoteada (valga el juego de palabras) del último informe PISA donde se evalúa la calidad educativa y el rendimiento de los alumnos. Pese a los argumentos esgrimidos desde la Consejería de Educación, el departamento de Milagros Luis Brito busca otras fórmulas ‘tramposas’ para difuminar los efectos nocivos de un análisis riguroso. La idea es sencilla, buscar medios para que los aprobados se incrementen como por arte de magia, una práctica ya habitual en otras regiones, caso de Extremadura, donde se le incentiva al docente para tener el menor número de suspensos en el aula.

El sindicato ANPE Canarias ha recibido denuncias por parte de numerosos centros escolares del archipiélago en los que los profesores aseguran haber sido “coaccionados” para aumentar las notas en las calificaciones de sus alumnos con el objetivo “no evidenciar” los altos índices de fracaso escolar que hay en Canarias.

Esta plataforma sindical independiente exige a la Consejería de Educación que se abra una investigacion sobre los hechos señalados para dilucidar qué representantes de la administración educativa han aprovechado sus visitas a los centros escolares para alentar el profesorado a que modifique las calificaciones de los alumnos.

De hecho, tampoco conviene olvidar, que resulta curioso que la primera reacción del Gobierno de Canarias a la publicación del Informe PISA fuera negar el fracaso de los resultados y afirmar que las comparaciones entre comunidades autónomas eran ilegítimas. Tras la entrevista con el responsable de análisis de PISA y asesor de la OCDE, Andreas Schleicher, Paulino Rivero desvinculó el encargo del informe de los pobres resultados obtenidos por los alumnos de las islas en PISA. El Gobierno sigue negando la mayor.

Es contradictorio que el Gobierno de Canarias utilice al experto para señalar a padres y profesores como los principales agentes responsables de la solución del problema de la educación y, a la vez, oculte al mismo experto que como Gobierno no ha hecho otra cosa que negar insistentemente el problema.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído