Desastrosa política económica del PSOE-CLM

Los castellano-manchegos desconfían de las promesas de Barreda y huyen fuera para buscarse la vida

Un estudio de Randstad hace saltar la alarma y certifica el estrepitoso estado de la comunidad

Los castellano-manchegos desconfían de las promesas de Barreda y huyen fuera para buscarse la vida
José María Barreda y José Bono. FK

Los castellano-manchegos se sitúan entre los españoles más dispuestos a cambiar su lugar de residencia con tal de trabajar. Las pocas esperanzas de encontrar un empleo y la falta de medidas eficaces contra el grave problema económico de la región han hecho saltar las alarmas de todos los ciudadanos.

Según un estudio de movilidad laboral realizado por la empresa de trabajo temporal Randstad, tres de cada diez castellano-manchegos tienen que cambiar de localidad para trabajar.

El presidente Barreda sigue sin tomar medidas eficaces contra la dramática situación de la región. En la cabeza de los socialistas de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha no hay hueco para pensar en el desempleo. La reciente aprobación de la Ley de Empleo Público ha certificado que la prioridad del PSOE de Barreda es asegurarse las ‘propinas’ de oro para toda la vida mientras la comunidad está arruinada.

Visitas preelectorales, presentaciones de libros, leyes para asegurar los sueldazos de los suyos… Barreda tiene ‘demasiadas’ cosas en la cabeza como para pensar en que la gente se tiene que marchar de la región para buscar empleo.

Es difícil vivir sin preocupaciones económicas en Castilla-La Mancha. Sin embargo, entrar en el selecto grupo elitista del PSOE-CLM puede ayudar a lograr las aspiraciones profesionales y económicas de cualquiera. Los jugosos cargos de confianza que reparte Barreda como si de chicles se tratara, refuerza la cuenta bancaria de cualquiera que esté en apuros, y sin mucho esfuerzo a cambio. Sólo se exige llevar un carnet, aunque después se reniegue de dichas siglas.

Los ciudadanos castellano-manchegos son de los más deseosos de cambiar de lugar de residencia para poder trabajar. Tres de cada diez personas huyen de su localidad para poder cobrar el sueldo que no logran ganar en su tierra.

En el plano nacional, la encuesta destaca que los hombres, con un 69%, son más proactivos a cambiar de ciudad para conseguir empleo que las mujeres, con un 61%. No obstante, las féminas han cambiado sus perspectivas de un año para otro, ya que la cifra es cinco puntos superior a la registrada hace doce meses.

Asimismo, el estudio destaca que son los jóvenes, entre 25 y 34 años, el colectivo más dispuesto a mudarse por motivos laborales, con un 70%. Por el contrario, son los españoles con edades comprendidas entre los 45 y los 65 años los más reticentes a la hora de cambiar de ciudad, ya que sólo un 39% de ellos accedería a cambio de trabajo.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído