Curbelo se empeña en ampliar la pista de un aeródromo cuasi fantasmal

Aeropuerto de La Gomera: 30 millones a la basura

La instalación cerró febrero en el penúltimo puesto nacional de operaciones ejecutadas

El capricho de Casimiro Curbelo con el aeropuerto de La Gomera le está saliendo muy caro a los ciudadanos. La escasa necesidad de la construcción del aeródromo se había argumentado mucho antes de su construcción, pero al ‘dueño’ de la isla colombina nada le impidió que se construyese la instalación, aunque las cifras deparen que es una de las menos transitadas por los pasajeros, así como penúltima en número de operaciones, según las cifras oficiales de AENA referidas al mes de febrero.

De medio centenar de aeropuertos controlados por AENA, el de La Gomera, pásmense ustedes, fue el penúltimo a lo largo del pasado mes en número de operaciones, con 132, lo que supone una media inferior a las cinco llegadas o salidas diarias, un auténtico fiasco. Pero el dato resulta más aterrador si se tiene en cuenta que hay aeródromos de los llamados ‘fantasmas’ en España que han tenido más movimiento que el recinto gomero, a excepción del de Albacete. Huesca, con 414, y Salamanca, con 839, aeropuertos catalogados como de escaso uso, tienen mucha más actividad, a pesar de que son núcleos mejor comunicados por otras vías que una isla.

Y es que desde el inicio de los tiempos hubo objeciones a la construcción de la instalación. Su coste, unos 30 millones de euros en 1999, era demasiada inversión para el uso real. Se trata de una instalación alejada de la capital, San Sebastián de La Gomera. Hay que recorrer 40 kilómetros de sinuosa carretera en un sube y baja constante para salvar los innumerables acantilados de la isla. No es una instalación práctica y encima su cercanía a Playa Santiago también ha dejado de tener sentido puesto que desde hace algunos años operan compañías navieras en ese puerto.

Ahora, a pesar de que en número de pasajeros es el décimo por la cola, Casimiro Curbelo pretende que el Gobierno de Zapatero invierta unos millones más en ampliar la pista medio kilómetro para que operen vuelos charter internacionales, aspecto que, curiosamente, no tuvo en cuenta durante su inauguración o cuando las compañías locales (Bínter y Naysa) amagaron con irse de la isla a los pocos meses de iniciarse las operaciones.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído