El socialista aprobó el cambio de nombre hace 5 años para seguir la línea de ZP

Barreda miente al justificar que se cargó la Semana Santa y «le pasa el marrón» a una consejera que no es culpable

El "descanso entre el segundo y el tercer trimestre" se convierte en una pesadilla para el presidente autonómico

Barreda ha demostrado cobardía y miedo porque este asunto puede provocarle desgaste electoral en la región. Igualmente, Valverde sabe que el apoyo que hizo en su día a esta decisión ha causado gran conmoción en la ciudad que él quiere gobernar

Después de que los medios se hicieran eco del «descanso entre el segundo y el tercer trimestre» de Barreda, ahora parece que el presidente regional quiere echar la culpa del escándalo a la actual consejera de Educación, una persona ajena a la aprobación por la que erradicaron las «Vacaciones de Semana Santa» de los colegios.

Desde el año 2006 no hay Semana Santa para los escolares. En aquel año, el socialista Barreda aprobó la ley por la que los niños castellano-manchegos tendrían un «descanso entre el segundo y el tercer trimestre».

Ahora, cinco años después, Barreda quiere quitarse el ‘sambenito’ de haber sido él el máximo responsable de dicha aprobación, y por ello carga contra sus colegas de partido. El presidente, a sabiendas de que fue él quien eliminó la eliminación de la Semana Santa, ha optado por pasar el ‘marrón’ a la actual consejera de Educación, María Ángeles García, quien nada tiene que ver en este asunto.

Es muy fácil limpiarse las manos y optar porque lo arregle otra persona. El problema es que García ni siquiera era la titular de Educación en ese momento, por lo que no tiene nada que ver en la aprobación del «descanso entre el segundo y el tercer trimestre» aunque ahora parezca la responsable.

Barreda fue quien trapicheó todo con tal de quitar de un plumazo la Semana Santa. Y lo hizo en la época en la que José Valverde era consejero de Educación e íntimo aliado suyo.

El que hiciera tándem con Barreda para sacar adelante la supresión de la Semana Santa escolar es el candidato del PSOE a la Alcaldía de Ciudad Real, pese a que actualmente reniega y se avergüenza de sus siglas políticas y del presidente regional.

Barreda ha demostrado cobardía y miedo porque este asunto puede provocarle desgaste electoral en la región.

Igualmente, Valverde sabe que el apoyo que hizo en su día a esta decisión ha causado gran conmoción en la ciudad que él quiere gobernar.

Sobre la mesa sectorial que hace ya cinco años que quitó la Semana Santa de los colegios no se sabe nada. La cuestión es que Barreda hizo dicha medida.

Barreda, forzado a recular por la presión mediática

No contaba Barreda con que la denuncia pública de la Asociación de Cofradías de Semana Santa de Ciudad Real iba a convertirse en tema de debate regional y nacional.

La relevancia mediática que ha tenido la eliminación de la Semana Santa hizo que el socialista eliminara en un momento -por supuesto, echando la culpa a su consejera- lo que había defendido en cinco años.

Con este gesto, Barreda demuestra que el cambio lo ha hecho forzado, no por la importancia de la Semana Santa que ahora va promulgando por doquier. No cabe duda que el socialista ha demostrado plena hipocresía con este asunto.

Pasan los días, y Barreda sigue sin explicar porqué eliminó la Semana Santa. La cara de póker que se le quedó cuando tuvo que reunirse con la Asociación de Cofradías de Semana Santa de Ciudad Real dejó patente la nueva y profunda metedura de pata del presidente de Castilla-La Mancha.

El presidente regional parece seguir las directrices de ZP. El socialista a veces quiere arrimarse a la Iglesia y otras provocar escándalos. Barreda se mueve más que una veleta, y Zapatero es quien sopla.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Antonio Ramos

Doctor en Comunicación por la Universidad Complutense de Madrid (2017).

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído