La sola necesidad de disponer de las aeronaves las 24 horas ya cuesta 4 millones

La gratuidad de los helicópteros de Rivero sale a 5 millones

La agenda apretada, principal recurso del presidente para utilizar este medio de transporte

La gratuidad de los helicópteros de Rivero sale a 5 millones
Rivero, saliendo de uno de los helicópteros.

El presidente del Gobierno de Canarias demuestra que en matemáticas no superaría un examen elemental. El 1 de abril aseguró a los micrófonos de la cadena Ser que sus traslados en helicóptero para atender obligaciones de agenda tienen “coste cero” para las arcas de la Comunidad Autónoma.  Explicó que el Gobierno de Canarias mantiene un contrato de servicio con la empresa propietaria de las aeronaves (cinco), en función de la cual ésta factura los traslados cuando superan las 1.000 horas de vuelo.

Sin embargo, existen una serie de imprecisiones:

Primera mentira. El contrato al que se refiere Paulino Rivero tiene un techo máximo de gasto de unos 5 millones de euros anuales, de los cuales 4 millones se pagan, únicamente, por tener los helicópteros en disposición de uso las 24 horas del día, y aproximadamente 1 millón de euros en función del número de las horas de vuelo efectivo que se realizan, sin que se puedan superar las 1.000 horas de vuelo al año, de tal forma que cada hora de vuelo cuesta unos 1.000 euros.
     
Las 1.000 horas de vuelo no son “gratis”, le cuesta dinero a todos los canarios. Es más, cada vez que el presidente tiene la “agenda apretada” debería ser consciente de que está consumiendo una hora de vuelo de las 1.000 disponibles para posibles emergencias que se produzcan durante el año.    

Un ejemplo es la facturación del mes de marzo 2010. La empresa que presta el servicio facturó un importe de 406.046,88 euros de las cuales 336.111,05 euros correspondían a “disponibilidad” y 69.935,83 euros a las 73 horas de vuelo que realizaron ese mes por distintos conceptos como “incendios”, “S.A.R”, “sanitarios” etc…

De esas 73 horas de vuelo del mes de marzo, 12:45 horas correspondieron a “misiones encomendadas por el Gobierno de Canarias”. Haciendo una simple regla de tres, el coste económico de esas 12:45 horas supuso para las arcas de la Comunidad Autónoma un sobrecoste de 11.927 euros. Sólo en el mes de marzo de 2010.

Segunda mentira. El presidente enfatizó que “el 99,99 por ciento de los viajes los hago en avión”. Bien. Repasemos un poco esas matemáticas. Si el 99,99 % de sus viajes los hace en avión, el 0,01 % los hace en helicóptero. Es decir, de 10.000 veces que vuele, 9.999 veces lo hará en avión y sólo 1 vez lo hará en helicóptero.

Teniendo en cuenta que la legislatura tiene 1.460 días (365 días x 4 años), volando un sólo día superaría ese porcentaje. En concreto, me sale un 0,06 % por día de vuelo en esta legislatura, siempre que el Presidente vuele los 1.460 días de la legislatura, lo cual es bastante improbable.  
      
¿Pero cuantas veces ha volado Paulino Rivero en helicóptero esta legislatura?

Según una entrevista publicada hace unos meses por el periódico La Opinión de Tenerife, Paulino Rivero ha usado el helicóptero en al menos 50 ocasiones sólo entre septiembre de 2009 y febrero de 2010. En aquella entrevista, el jefe del Ejecutivo sentenció que lo seguiría usando  para poder cubrir su ajetreada agenda: “Lo uso y lo seguiré usando para estar en todos los rincones de las islas”.

¿En que quedamos? ¿En que “el 99,99 por ciento de los viajes los hago en avión”, o en que “Lo uso y lo seguiré usando para estar en todos los rincones de las islas”?
 
Algunos casos sonados: Inauguración del consultorio médico de Costa Calma, en Morro Jable, en la isla de Fuerteventura. Colocación de la primera piedra de 114 viviendas en Tamaraceite, con la asistencia de la ministra Beatriz Corredor. Según la nota de prensa aclaratoria de la Unión Sindical de Controladores Aéreos, el aparato voló ese día (8 de febrero 2010) con un indicativo (AH) de absoluta prioridad en el espacio aéreo reservado sólo a emergencias. Recibimiento al campeón del mundo David Silva. Marzo 2010 aterriza en El Hierro desalojando a bañistas en La Maceta por seguridad para el aterrizaje. Colocación de la primera piedra de una escuela infantil en Argual, en el municipio de Los Llanos de Aridane, en La Palma. Visita del ministro Sebastian a Canarias marzo de 2011.

Tercera mentira. El presidente del Gobierno de Canarias hace uso indebido de un servicio público esencial. Según el contrato firmado entre el Gobierno de Canarias y la empresa que presta el “servicio de atención de emergencias, protección civil y vigilancia mediante helicópteros multifuncionales”, no forma parte del objeto del contrato los desplazamientos de Paulino Rivero por razón de su “ajetreada agenda”.

El contrato en cuestión cubre, entre otras, las siguientes emergencias: Búsqueda y localización de personas desaparecidas. Rescate de personas atrapadas. Salvamento de vidas y bienes. Vigilancia, control y seguimiento de incendios forestales. Cualquier otra misión encomendada por el Gobierno de Canarias referente a la seguridad de las personas, sus bienes y el Medio Ambiente.

Esta última cláusula de cierre es el argumento de Paulino Rivero para volar en helicóptero. Para él tener una “apretada agenda” es excusa perfecta para ofrecer una “mayor seguridad” a los canarios, a sus bienes y al Medio Ambiente…    

La pregunta es: ¿Qué consecuencias en el ámbito legal y político pueden derivarse del hecho acreditado y constatado que un presidente de Gobierno este haciendo un uso indebido de un servicio público esencial que nos cuesta al año unos 5 millones de euros?  

Cuarta mentira. Paulino Rivero pronunció el pasado 10 de julio de 2007 las siguientes palabras en su discurso de investidura:

“Creo en un Gobierno de todos y para todos que no baje la mirada ante nadie ni ante nada y que, muy al contrario, afronte siempre la realidad. En ese sentido, una de las prioridades será tomar cuantas iniciativas sean necesarias para lograr una mayor transparencia de la gestión pública y un mejor control del trabajo del Ejecutivo autonómico”.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído