Flamenco espectral y un vozarrón insoportable, por J.C.Deus

muerte sin fin8Gérard Mortier no sabe qué hacer más para caer simpático. Ahora, el Teatro Real se abre al festival ‘Suma Flamenca’, cobijando el estreno en España de ‘Muerte sin fin’, la última fusión de de música culta contemporánea con nuestro folclore jondo. Algo más que un experimento, para el que no se ha regateado calidad, con figuras de primer orden en ambos géneros. El compositor Mauricio Sotelo afianza su flamenco espectral aunque sean pocos los momentos de simbiosis completa entre músicas tan divergentes. El problema grave residió en la procelosa y ampulosa declamación del poema inspirador de la pieza. El torrente verbal relega a la música, el cante, el baile y hasta a la percusión, rompe el clima, confunde al público y paradójicamente impide toda comprensión de la interesante propuesta.

Sotelo terminó la partitura en diciembre y la dedicó como no podía ser de otra manera ‘a la memoria del gran Enrique Morente’. Ha podido y sabido rodearse de destacadas figuras del flamenco, el cantaor Arcángel, la bailaora Fuensanta “La Moneta” y el guitarrista Cañizares, ensalzados por una impresionante percusión que quizás es la parte más destacable de la partitura. Del lado de la música llamada clásica también la apuesta se mantenía alta, con el prestigioso Trío Arbós y el flautista Roberto Fabbriciani.

muerte sin fin2El título de la obra procede del poema homónimo del escritor mejicano José Gorostiza, en el que se ha inspirado Sotelo. Contra lo que parecía deducirse de las presentaciones previas, no sólo se utiliza directamente el extenso poema, sino que se declama interminablemente durante al menos la mitad del tiempo total del espectáculo, que es de hora y media, con lo que se cambia completamente el enfoque para descontento del público, que viene a escuchar flamenco espectral -sea lo que signifique, en todo caso ya bien exigente- y se encuentra con un monólogo recurrente que le agobia crecientemente desde el mismo inicio hasta el mismo final.

Le agobia porque además, la declamación del célebre poema es totalmente equivocada desde nuestro humilde punto de vista: declamado a la vieja usanza, pronunciado sin claridad y en un tono tabernario. La invasión oral se agrava siendo difícilmente inteligible, derivando en afectación manierista, en encadenamiento de ripios y énfasis que impiden apreciar las excelencias de este texto. La muestra debe ser menor y debe ser leída de otra forma. Buena parte del público se enfadó con razón y lo hizo patente en los escasos aplausos y los inconfundibles balidos que acogieron al final al actor Juan Diego cuando saludaba aisladamente. Fueron de trámite los aplausos al compositor y manifiestamente entusiastas los dedicados a los artistas flamencos. La fusión de música clásica y arte flamenco aún es gusto muy minoritario, y la mezcla de públicos tan diversos produjo patente confusión en la platea.

muerte sin fin5Sotelo rinde tal homenaje al poema, que el poema oculta su partitura, obligada a pugnar entre oasis dispersos, agua escasa, huidiza. “El texto de Gorostiza puede parecer abstracto, pero es riquísimo en imágenes para las que he construido un mundo armónico, rico y ligado a las metáforas que sugiere el poema”. Palabra y música no encuentran encuentro y hay radica el dilema de ‘Muerte sin fin’. Tampoco el encuentro con el cante funciona más allá de la suma y la secuencia. Baile y sobre todo guitarra sí que se integran mejor en el fluir de esas ‘micro-calidades del sonido’ de que habla este músico importante, que parece escorarse definitivamente a su vertiente filoflamenca. “Si conoces las músicas populares de Europa, probablemente la más rica técnicamente es la del flamenco. El desarrollo que han tenido la guitarra y los cantes desde el punto de vista técnico fascina a todos los músicos. No hay un guitarrista clásico que tenga el nivel que tiene un guitarrista flamenco. Y no hablemos ya de los monstruos -Gerardo Núñez, Cañizares, Vicente Amigo, Paco de Lucía…-, es que cualquier guitarrista joven tiene una técnica que se come con patatas a cualquier catedrático de un conservatorio alemán”, declara sin rodeos.

El poema del autor mexicano recibió antes que la de Sotelo, la atención de Gerhart Münch, un desconocido y muy meritorio músico e intelectual alemán establecido en México.

muerte sin fin1La música de esta ‘Muerte sin fin’ tiene momentos grandes, como el de la aparición sí que espectral de una segunda voz que secunda al cantaor y no es otra que la de Morente, y el gran final de la obra: “una pieza en la que todo el conjunto pasa a través de unos resonadores. Hay que imaginar el efecto que pueden producir tanto la voz como el grupo instrumental al circular por los tubos del órgano de un gran templo. En algunos pasajes utilizamos procedimientos electrónicos, pero se trata de un trabajo en el que en ningún momento hacemos nada que esté fuera del flamenco, ya que siempre pongo los pilares de mi catedral sonora sobre las estructuras rítmicas de esa tradición, una polifonía de lo que ya llamamos flamenco espectral”.

En este castillo armónico, en esta arquitectura nebulosa de la memoria, hay mucho interesante y válido, pero todo se apoya en las vigas maestras, sólidas y fiables, del cantaor Arcángel, el guitarrista Juan Manuel Cañizares y la bailaora Fuensanta la Moneta. La sensibilidad del percusionista Agustín Diassera nos pareció la mejor sorpresa y el recital de Juan Diego, como ya decimos, un penoso despropósito.

Francisco José Arcángel Ramos es colaborador habitual de Sotelo, desde que Enrique Morente lo recomendara para ‘Si después de morir’, espectáculo a la memoria de otro poeta, José Ángel
Valente. Incluso esta vez repite algún tema del anterior trabajo conjunto, ‘Oscura llama’. Juan Manuel Cañizares es una de las figuras internacionales de la guitarra flamenca, al cual ya el director artístico del Teatro Real, invitó a participar en la pasada Gala de Fin de Año. En 201, tocará con la Orquesta Filarmónica de Berlín dirigida por Simon Rattle.

ensayo muerte sin fin5Propuesta interesante, en resumen, en la que los cimientos flamencos lucieron por encima de la partitura y un vozarrón cazallero pugnó por arruinar el conjunto. Escenografía cero, iluminación de compromiso y la proyección de un extraño símbolo que nadie se tomó la molestia de explicarnos. La Moneta un tanto desubicada y el maestro subido en un atril de espaldas. Todo espectáculo debe intentar subyugar visualmente al espectador y éste ni siquiera lo intentaba. Además, no disponemos de más imágenes que las de los ensayos.

Posdata.- Gerard Mortier le ha encargado a Ignacio Sotelo una ópera sobre El Público de Federico García Lorca, que se estrenará en el Real en febrero de 2015. Esperaremos.

Vídeoclips de ‘Oscura llama’ y ‘Muerte sin fin’

Conozca el poema

Aproximación al espectáculo (del 1 al 10)
Concepto, 7
Texto, 7
Partitura, 7
Recitación, 4
Cante, 8
Guitarra, 7
Baile, 7
Producción, 5
Realización, 5

Teatro Real
VI Festival Flamenco de la Comunidad de Madrid, ‘Suma Flamenca’
Muerte sin fin, de Mauricio Sotelo
29 de junio

Baile: Fuensanta La Moneta
Cante: Arcángel
Declamador: Juan Diego
Guitarra: Juan Manuel Cañizares
Flauta: Roberto Fabbriciani
TRÍO ARBÓS: Juan Carlos Garvayo (Piano),Miguel Borrego (Violín), José Miguel Gómez (Violonchelo)
Viola: Sergio Sáez
Percusión: Agustín Diassera
Electrónica: Fernando Villanueva
Director: Mauricio Sotelo.

ensayo muerte sin fin3

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Catalán Deus

Editor de Guía Cultural de Periodista Digital, donde publica habitualmente sus críticas de arte, ópera, danza y teatro.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído