Opinión / Desde mi escaño

Gobernados por un segundón

Gobernados por un segundón
Paulino Rivero.

El segundón vuelve a ser presidente del Gobierno de Canarias. Sí, chicos, así se escribe la historia. El medalla de plata en 2007 y en 2011 se alza con el cetro, con el premio gordo de la lotería canaria porque, tal y como viene siendo la línea habitual de Coalición Canaria, eso de quedarse sin el poder no va con el partido. Los nacionalistas no saben estar alejados del calorcito del poder, en absoluto, precisan de estar siempre en el candelero porque, de lo contrario, más de uno no tendría currículum suficiente siquiera para estar despachando pipas en un carrito de la plaza de La Candelaria.

Paulino Rivero puede presumir de ser el Miguel Ángel Revilla de Canarias, un personaje que, sin ganar unas elecciones, fue dos veces presidente de su región. Sin embargo, dudo bastante de que el hombrecillo de El Sauzal termine sin rasguños la legislatura. Es más, preveo que el mandato puede resultar convulso a poco que la situación nacional cambie (que es lo que se atisba) y que los socialistas se pongan creativos o que, incluso, se produzca un cisma dentro de la propia fuerza progresista, porque éstos, y ahí están las hemerotecas para sacarle los colores a más de uno, eran los que decían que no gobernarían con los nacionalistas, que ya era hora de cambiar…pero se les olvidó decir que para nada cambie, es decir, plañiderismo canario en su más pura esencia.

Lo peor del caso es que durante las conclusiones del debate de investidura, el clon mixto de Manolo Vieira y Juan Cruz, es decir José Miguel Pérez, se ha tenido que tragar el sapo de apostar, una vez más por darle el trabajo a los canarios. El matiz, además, lo ha dejado bien claro Rivero, que se dará prioridad a los residentes canarios. En este caso, el apellido o la coletilla tiene mucho de intención. Otra cosa, evidentemente, es lo que pase posteriormente, sobre todo en materia turística, cuando el chiringuito lo tienen, normalmente, empresas no españolas, sino extranjeras, como esos ’magníficos’ acuerdos con Ryanair, capaces de dejar tirado al más pintado y sin explicaciones. Y como el Gobierno se ponga pesadito reclamando indemnizaciones, los irlandeses, nunca mejor dicho, salen volando de Canarias.

En fin, las matemáticas han permitido que la segunda opción más votada se alce con el poder, a pesar de que las recetas de Rivero ya se revelaron sumamente inútiles, especialmente en materia de empleo. Ahora, más de lo mismo, de nuevo a jugar a ser nacionalistas-independentistas y el PSOE de Pérez a aguantar mecha, aunque me da la sensación de que la tiene muy corta (la mecha, claro) y este pacto puede saltar por los aires en menos que canta un gallo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído